Costa Rica y la Revolución de 1948

Revolución del 48

Costa Rica y la Revolución de 1948

Traducido con DeepL y revisado por CRM, del texto original “Costa Rica and the 1948 Revolution”

Documento de Ética del desarrollo en un entorno global, terminado el 7 de diciembre de 2001

Por Christopher Michael Lorenz

1948 resultó ser un año crítico en la historia de Costa Rica. Los republicanos nacionales, que habían ostentado la mayoría del poder político de Costa Rica durante décadas, fueron finalmente expulsados de la presidencia durante las elecciones de 1948. No dispuestos a renunciar a su control monopolístico del poder ejecutivo, los republicanos nacionales utilizaron su fuerte influencia en la Asamblea Legislativa para anular la elección presidencial del 8 de febrero del candidato rival, Otilio Ulate, del Partido Socialdemócrata. El país se sumió en un amargo caos, ya que ambos bandos se acusaron mutuamente de manipulación de votos y fraude electoral. Aproximadamente un mes después de la anulación, José Figueres Ferrer, figura prominente de la política costarricense y vociferante adversario de los republicanos nacionales, decidió que era necesaria una acción militar, y así comenzó su campaña para crear su Segunda República de Costa Rica y devolver a su país la prosperidad política y económica de la que creía que era capaz. Figueres y sus fuerzas se reunieron en su finca, «La Lucha Sin Fin»[1], en el sur de Costa Rica. El Ejército de Liberación Nacional, como se autodenominaba, avanzó lentamente por la Carretera Panamericana, capturando ciudades y puertos pequeños pero importantes con relativa facilidad.

En Cartago, la segunda ciudad más grande de Costa Rica situada a sólo doce millas de la capital, las fuerzas de Figueres encontraron una considerable oposición militar; sin embargo, las limitadas fuerzas y suministros de las fuerzas gubernamentales se agotaron rápidamente, y Cartago cayó en manos de Figueres el 12 de abril. El presidente costarricense Teodoro Picado, del Partido Nacional Republicano, al darse cuenta de que la derrota era inevitable, envió una notificación a Figueres en la que le decía que estaba dispuesto a llegar a un compromiso; Picado no quería ser responsable de lo que podría convertirse en una larga y sangrienta guerra civil.

El antiguo aliado político de Picado, Manuel Mora Valverde, del partido comunista Vanguardia Popular, no tenía intención de negociar con Figueres. Las fuerzas de Mora se habían encerrado en la capital, San José, y estaban decididas a no capitular tan rápidamente como Picado. Como blanco de muchas de las críticas de Figueres sobre Costa Rica, a Mora y a su partido les preocupaba que una toma del poder liderada por Figueres pudiera suponer su expulsión de la política.

Se produjeron dos acontecimientos que empujaron a Picado y Mora a una rendición incondicional. En primer lugar, el presidente Anastasio Somoza de Nicaragua envió fuerzas para ocupar puntos estratégicos en el norte de Costa Rica. Somoza emitió una declaración diciendo que estaba dispuesto a contrarrestar cualquier amenaza de invasión de su país, y que estaba preparado para combatir a las fuerzas tanto de Figueres como de Mora, si era necesario. No queriendo que las fuerzas nicaragüenses se involucraran en el lío político que enfrentaba Costa Rica, Picado se vio obligado a hacer un rápido anuncio sobre el estado de los asuntos militares dentro de Costa Rica para mitigar los temores de Somoza de que la guerra civil y los disturbios se extendieran a las fronteras de Nicaragua. Picado aseguró a Somoza que la resolución pacífica era inminente.

En segundo lugar, Picado recibió información de que fuerzas navales de Estados Unidos se estaban organizando en el Canal de Panamá. Estas fuerzas permanecerían a la espera, y estarían listas para ser transportadas a Costa Rica en caso de que las fuerzas de Mora -que para entonces habían sido claramente identificadas como comunistas con vínculos soviéticos por fuentes de inteligencia estadounidenses- emprendieran cualquier acción agresiva para ocupar más territorio.

Al día siguiente, Picado, escaso de suministros y sin ninguna otra fuente de apoyo, envió una carta a Mora y al líder nacional republicano Rafael Calderón Guardia afirmando que «el intento de retener San José sería inútil y catastrófico»[2] Mora, ante la realidad de que ahora Estados Unidos estaba dispuesto a actuar también contra él, cedió a la súplica de Picado. El 19 de abril, Picado y el padre Benjamín Núñez, eminente líder obrero de Costa Rica, firmaron el Pacto de la Embajada de México, poniendo fin al levantamiento armado. El 24 de abril, las fuerzas de Figueres entraron en San José, casi seis semanas después de comenzar su revuelta en el sur de Costa Rica.

A pesar de que esta guerra civil fue relativamente pequeña en escala -su duración fue corta y hubo unas dos mil bajas-, sus consecuencias han tenido resultados duraderos en el país y en toda la región. El patrocinio privado de Figueres por parte de Estados Unidos ha llevado a fuerzas estadounidenses a intervenir en otras políticas y gobiernos de América Latina, como se vio posteriormente en Guatemala en 1954 y en Chile en 1973. Los fuertes lazos que surgieron gracias a la ayuda estadounidense ayudaron a sacar a Costa Rica de la inestabilidad económica que había sufrido en los años anteriores a la revolución. Los nuevos artículos de la constitución reescritos por el régimen de Figueres eliminaron el aspecto fraudulento de las elecciones que había sido una parte identificable de los procesos electorales de Costa Rica en el pasado. La nueva constitución también abolió el ejército y concedió a los negros y a las mujeres el derecho al voto. Costa Rica, antaño un país lleno de fraude y corrupción gubernamental, se convirtió en una respetable democracia de Occidente y en un orgulloso aliado de Estados Unidos, así como en un modelo para otros países latinoamericanos sobre cómo establecer correctamente la democracia y revitalizar con éxito la economía.

¿Por qué tuvo éxito Figueres en 1948? Gran parte de su fuerza provino de su habilidad para etiquetar a los Republicanos Nacionales y a sus líderes -Picado y Calderón- como comunistas. Figueres fue capaz de combinar la alineación política de Calderón y Mora de 1942 con los sentimientos anticomunistas de Estados Unidos, suscitando en este país la preocupación de que el comunismo estuviera haciendo de las suyas en Costa Rica. Tras haber reunido a casi toda la oposición detrás de él y de su causa, Figueres animó a sus socialdemócratas a aumentar las tensiones con los simpatizantes del gobierno y a acusar abiertamente al gobierno de ineptitud política. Toda esta conmoción política dentro de Costa Rica fue advertida por los funcionarios estadounidenses, y con las constantes acusaciones hechas contra el gobierno sobre sus vínculos comunistas por Figueres y la oposición, los EE.UU. fueron, en muchos sentidos, engañados para concluir que la agitación política de su vecino-amigo Costa Rica se debía a la infiltración comunista. Cuando Figueres -un notorio anticomunista- emprendió acciones militares contra este gobierno afiliado a los comunistas, Estados Unidos no tuvo ningún problema en cortar su apoyo de muchos años a los Republicanos Nacionales.

Para evaluar si el auge económico y la paz política resultante que se produjeron tras la revolución de 1948 están directamente relacionados con la revolución de Figueres, o si el éxito y la relativa prosperidad de Costa Rica deben atribuirse a otros factores surgidos en la era posterior a la revolución, hay que explorar por qué se produjo la revolución, y qué hubo en las políticas e ideas de Figueres que permitieron a Costa Rica convertirse en el país latinoamericano bastante próspero que es hoy, especialmente en comparación con sus vecinos.

Hay dos aspectos principales que examinar para entender la revolución. El primero es la paranoia comunista que creció en todo Estados Unidos una vez finalizada la Segunda Guerra Mundial y comenzada la Guerra Fría con la Rusia soviética, unida al turbulento panorama político y social de Costa Rica. Después de la Segunda Guerra Mundial, a medida que el comunismo se extendía por Europa oriental y Corea del Norte se perdía en las elecciones comunistas, Estados Unidos empezó a adoptar políticas encaminadas a reducir la influencia soviética en los países en dificultades y en los de reciente aparición. A medida que la Doctrina Monroe pasaba de ser un simple discurso ante el Congreso a convertirse en un documento crítico de la política exterior estadounidense, Estados Unidos empezó a preocuparse más por las estructuras internas y la política de los gobiernos extranjeros, especialmente de los gobiernos influidos por el nuevo modelo soviético. Estados Unidos quería animar a otros países a seguir su modelo de capitalismo y democracia con la esperanza de disuadir la influencia comunista; Costa Rica fue uno de esos ejemplos. Como Estados Unidos estaba tratando de controlar la expansión del comunismo, se preocupó por Costa Rica y sus vínculos comunistas, y quiso asegurarse de que el comunismo no se extendiera a Costa Rica ni a América Latina. Con el objetivo de detener el comunismo, las sospechas levantadas por Figueres y los grupos de la oposición en Costa Rica sobre la afiliación del gobierno al comunismo hicieron que EEUU cortara el apoyo a los Republicanos Nacionales y permitiera a Figueres asumir el control.

El otro aspecto que hay que examinar es cómo la revolución y sus consecuencias pudieron hacer frente a los problemas sociales, económicos y políticos que prevalecían en 1948. Las administraciones anteriores habían intentado abordar el deterioro de la economía costarricense y la creciente conciencia social sobre los derechos de la clase trabajadora, pero no tenían el poder ni el apoyo necesarios para administrar adecuadamente sus políticas en todo el país. Además, las sospechas comunistas y la Vanguardia Popular distrajeron a la población y al gobierno de la creación de leyes que fueran eficaces para corregir los problemas socioeconómicos. La revolución de Figueres proporcionó el medio necesario que permitió a Figueres introducir los cambios necesarios a nivel gubernamental y constitucional que proporcionaran al país soluciones adecuadas a sus diversos problemas.

Para empezar a entender la revolución, primero hay que analizar los cambios en la política exterior y la nueva idea estadounidense de una amenaza comunista global. El pueblo estadounidense había canalizado gran parte de sus energías en los esfuerzos bélicos de la Segunda Guerra Mundial. Una vez que se produjo la victoria sobre las potencias del Eje, la política exterior estadounidense tuvo que cambiar para tener en cuenta a los nuevos enemigos potenciales. La creciente esfera de influencia soviética que se había desarrollado en Europa del Este después de 1945 se convirtió en objeto de mucha observación y análisis por parte de Estados Unidos. El comunismo se convirtió en el blanco de la preocupación, ya que era un sistema económico rival que no coincidía con la visión estadounidense de libre comercio internacional abierto entre los modos económicos capitalistas. A medida que el Telón de Acero se solidificaba y dividía el este y el oeste de Europa, combinado con la caída de Corea del Norte en manos del Partido Comunista de los Trabajadores Coreanos y Kim Il Sung, la paranoia comunista en Estados Unidos tenía fuentes en las que basar los temores de una creciente amenaza comunista.

Mientras tanto, las tensiones en Costa Rica habían ido en aumento desde el anuncio formal de la alianza Mora-Calderón en 1942. Calderón acordó una alianza con Mora y la Vanguardia Popular para obtener el apoyo de la clase obrera, lo que le ayudaría a impulsar sus concesiones salariales y otras leyes laborales, como su Código Laboral de 1943. Se crearon grupos de oposición que cuestionaron esta alianza; los dos grupos más notables fueron el Centro de Estudios de los Problemas Nacionales y Acción Demócrata. Estos dos grupos se fusionaron en 1945 para convertirse en un nuevo partido político, el Partido Socialdemócrata, liderado por Figueres, que centró su atención en desbancar a los republicanos nacionales de su control dominante sobre la presidencia. Sin embargo, los socialdemócratas tenían poca fuerza electoral y, por tanto, carecían del poder necesario para ganar la presidencia. Así que recurrieron a técnicas propagandísticas, acusando a los republicanos nacionales de ser comunistas y de manipular las elecciones presidenciales de 1944, que había ganado su candidato, Teodoro Picado.

Inicialmente, las acusaciones de Figueres y del candidato socialdemócrata, Otilio Ulate, fueron sofocadas por el embajador estadounidense en Costa Rica, Hallet Johnson. Johnson, firme defensor de Calderón y Picado, descartó inicialmente la idea de que existiera una conexión real entre Vanguardia Popular y la Unión Soviética o cualquier otra organización comunista internacional, afirmando que «los miembros de Vanguardia Popular no pueden… ser descritos con exactitud como comunistas»[3] durante su primer año (1945) como embajador.

Sin embargo, a medida que las agencias norteamericanas dirigían su atención a localizar posibles focos comunistas tras el final de la II Guerra Mundial, se puso un creciente escrutinio sobre Calderón y Picado y su conexión con el sospechoso Mora. Ya en 1945, el FBI había etiquetado a Vanguardia Popular como el «Partido Comunista de Costa Rica» y afirmaba que Vanguardia Popular estaba aliada con otros comunistas latinoamericanos[4] Johnson, presionado por los cambios en la política exterior de Estados Unidos, cambió rápidamente su opinión sobre Mora y Vanguardia Popular y declaró que Mora era «un oportunista y un admirador de los soviéticos»[5]. «5] El sucesor de Johnson, Walter J. Donnelly, utilizó su primera conferencia de prensa oficial para hablar del comunismo, llamándolo «una amenaza para todo el pueblo de América que… era necesario que todos los gobiernos combatieran»[6] Estas declaraciones no auguraban nada bueno para Picado y los Republicanos Nacionales.

Las elecciones de 1944, repletas de fraude electoral y abusos, convencieron a Figueres y a los socialdemócratas de que el gobierno nunca sería destituido pacíficamente por un candidato de la oposición. Por ello, las elecciones se acumularon en una serie de constantes disturbios y reyertas callejeras entre ulatistas y calderonistas que ocuparon los titulares internacionales. El departamento de estado norteamericano respondió a estas acciones violentas echando la culpa a la infiltración comunista en el país. Los socialdemócratas vieron cómo Estados Unidos respondía al miedo al comunismo y lo llevaron al extremo. El Diario de Costa Rica, el periódico nacional propiedad de Ulate, empezó a publicar repetidos artículos en los que afirmaba que Calderón y Picado eran comunistas. La United Fruit Company patrocinó estas acusaciones pagando páginas de anuncios en El Diario que afirmaban que las conexiones comunistas-gobierno eran ciertas. Estos informes exacerbaron el temor de que el comunismo pudiera extenderse a un país del hemisferio occidental y llevaron a los funcionarios estadounidenses a preocuparse bastante por la Vanguardia Popular. Costa Rica se convirtió en objeto de un escrutinio extremo y de una evaluación gubernamental por parte de Estados Unidos cuando empezaron a surgir rumores de que se estaba desarrollando una trama comunista. Debido a la relativa cercanía de Costa Rica a Estados Unidos, las autoridades norteamericanas consideraron que este desarrollo comunista debía ser aplastado a toda costa.

Las agencias estadounidenses ya habían empezado a investigar las posibles influencias comunistas que estaban surgiendo en América Latina. Un documento de la CIA titulado «Objetivos soviéticos en América Latina» señalaba directamente a Costa Rica como la principal fuente de desarrollo comunista: «Con la posible excepción de Costa Rica, ningún gobierno latinoamericano coopera hoy públicamente con los comunistas»[7] Naturalmente, la preocupación de EE.UU. por que Mora estuviera adquiriendo demasiado control en Costa Rica creció, y su Vanguardia Popular fue definida como «un movimiento internacional hostil a las democracias occidentales»[8].

Para empeorar las cosas, Vanguardia Popular se sometió a un proceso de reorganización en 1947. Su nueva plataforma exigía la reforma constitucional, la nacionalización de las centrales eléctricas, los ferrocarriles y los puertos marítimos, el desarrollo industrial y una integración económica latinoamericana que contrarrestara el poder económico de EE.UU.[9] El partido también optó por emitir «una declaración oficial de adhesión a la Comintern [soviética], junto con un ataque verbal a EE.UU.»[10] También se documentó que Mora se había reunido con otros destacados líderes comunistas de América Latina en la República Dominicana, México y otros lugares. Sin duda, Mora estaba reforzando sus lazos internacionales. El periódico de Vanguardia Popular, Trabajo, también empezó a publicar artículos e historias destacadas de la Unión Soviética y España, documentando los éxitos del comunismo en esos respectivos países.

Estados Unidos respondió a estas declaraciones cortando el apoyo militar al gobierno de Picado. Durante años, el gobierno costarricense había dependido de Estados Unidos para obtener armas, entrenamiento y suministros, y no tenía ninguna otra fuente sólida de la que obtener apoyo militar. Los EE.UU. también fueron más allá al impedir que Somoza de Nicaragua vendiera armas a Picado una vez que comenzó la revolución en 1948[11] Mientras tanto, los EE.UU. no prestaron atención al arsenal de armas que había aparecido en Guatemala después de que fracasara el intento de revuelta en la República Dominicana[12] Estas armas y otros suministros estaban siendo sin duda recogidos por Figueres y sus partidarios para las fuerzas revolucionarias.

Una vez que las fuerzas de Figueres comenzaron su revuelta tras la anulación de las elecciones presidenciales de 1948, EEUU se había posicionado para negar cualquier apoyo al debilitado gobierno de Picado y, si no ayudar, al menos consentir a Figueres y sus partidarios. Figueres habia sido identificado por funcionarios estadounidenses como estrictamente pro-americano y claramente anticomunista, como señala la declaracion de Figueres del 17 de abril[13] El y Ulate eran la eleccion natural de Estados Unidos, ya que Ulate habia sido cortejado por Estados Unidos desde 1946 y cuestionado sobre su lealtad a la causa democratica de Costa Rica, y Figueres ya habia solicitado el apoyo de Estados Unidos. Temiendo que un levantamiento comunista en Costa Rica pudiera extenderse a otros países latinoamericanos, y creyendo en las acusaciones de Figueres y Ulate de un complot comunista mayor dentro de Costa Rica, EEUU consintió a Figueres y su revolución que tenía, como uno de sus principales objetivos, la eliminación del comunismo y del Partido Comunista en Costa Rica.

Una vez que Figueres se hizo con el control, la legislación que aprobó en materia de reforma social para su Segunda República de Costa Rica no difería mucho de las propuestas de Calderón. De hecho, David LaWare cree que las reformas sociales de Figueres eran más o menos las mismas que el Código Laboral de Calderón de 1943, sólo que Figueres había ganado el poder con el que promulgar las leyes en todo el país con el apoyo total de prácticamente todo el país[14] Además, los programas de ambos líderes eran en muchos casos exactamente iguales a los que Franklin D. Roosevelt aprobó durante la Gran Depresión que ayudó a sacar a los EE.UU. de su propia depresión económica y el deterioro social que había enfrentado en la década de 1930[15].

No obstante, el principal objetivo de EE.UU. se cumplió cuando Figueres ilegalizó formalmente el Partido Comunista en Costa Rica. Figueres continuó mejorando la situación de las clases trabajadoras, modificando las leyes laborales existentes hasta un punto en el que pudieran aplicarse correctamente. Figueres también reestructuró el proceso electoral mediante una revisión de la constitución, creando el Tribunal Supremo de Elecciones, que mantuvo la integridad de las futuras elecciones y eliminó el fraude electoral. Debilitó considerablemente el poder del Ejecutivo, lo que ayudaría a garantizar la lucha contra la corrupción presidencial. Figueres también abordó los problemas sociales y políticos del país promulgando importantes enmiendas a la constitución y adiciones críticas a las leyes laborales existentes.

¿Por qué no tuvieron éxito las políticas y programas de los presidentes anteriores? La respuesta está en el hecho de que no existía una estructura adecuada en la política costarricense ni procesos constitucionales que hubieran permitido cambios a gran escala en el funcionamiento y las operaciones del país. La revolución proporcionó los medios necesarios para reformar radicalmente todos los cimientos políticos del país, no sólo para aprobar leyes en el marco de políticas anteriores que eran en sí mismas poco sólidas y llenas de incoherencias.

Además, la política de la Costa Rica anterior a 1948 quedó atrapada en los debates sobre si el comunismo estaba tan extendido en Costa Rica como muchos afirmaban. En su lucha por librarse de las etiquetas comunistas de las que se le acusaba, el gobierno dejó de centrarse en los verdaderos problemas sociales del país y, de paso, alienó a la población. El gobierno se enredó en los debates cotidianos de los costarricenses y perdió así su capacidad de gobernar el país adecuadamente. El remedio necesario para curar al gobierno de su encaprichamiento con el comunismo y enderezar a la nación en su conjunto no podía encontrarse sin un cambio radical de Costa Rica. José Figueres y su Junta Fundadora proporcionaron el antídoto al introducir nuevas políticas extremas en las nuevas leyes y la constitución, que no habrían sido posibles sin una revolución total.

Un aspecto bastante interesante de la revolución que no se ha analizado en este documento es el papel de la Iglesia en la revolución. Esto no se debe a la negligencia, sino al hecho de que la Iglesia no desempeñó un papel importante durante la revolución. Ni los nacional-republicanos ni los socialdemócratas contaron con el respaldo oficial de la Iglesia; ésta hizo todo lo posible por mantenerse al margen de la política que rodeó las acusaciones comunistas y la posterior revolución. Esto no significa que la Iglesia no haya tenido mucha influencia en el país; al contrario, la Iglesia católica ha sido una parte intrincada de Costa Rica desde la época colonial, y sigue siendo un aspecto importante de la vida costarricense actual.

El éxito actual de Costa Rica puede apreciarse en múltiples aspectos, especialmente si se compara con sus vecinos. El 94,8% de los niños mayores de 15 años saben leer y escribir en Costa Rica; sólo el 65,7% de los nicaragüenses cumplen requisitos similares. Aproximadamente la mitad de los nicaragüenses están por debajo del umbral de pobreza; la población de Costa Rica tiene aproximadamente una quinta parte por debajo del umbral de pobreza -un porcentaje alto, pero pequeño si se compara con Nicaragua-. El PIB de Nicaragua es de 13.100 millones de dólares, frente a los 25.000 millones de Costa Rica. El otro vecino fronterizo de Costa Rica, Panamá, tiene un PIB de 16.600 millones de dólares, y más de un tercio de su población está por debajo del umbral de pobreza. El desempleo en Costa Rica es muy bajo, un 5,2%, frente al 20% de Nicaragua o el 13% de Panamá; la tasa de desempleo de Estados Unidos no es mucho mejor, un 4%. Claramente, Costa Rica ha tenido un nivel de éxito económico mucho mayor que sus vecinos[16].

Actualmente, Costa Rica sigue siendo un ferviente y fuerte aliado de Estados Unidos y mantiene relaciones abiertas y amistosas con este país. Aunque no posee la fuerza ni los recursos para ayudar a una superpotencia como Estados Unidos, Costa Rica ha apoyado cada una de las políticas exteriores de este país. Costa Rica ha seguido prestando su apoyo en la lucha contra el terrorismo y ha prometido que hará lo posible para impedir la entrada de grupos terroristas en el país. Afortunadamente, Costa Rica no ha sido testigo directo de ningún acto terrorista reciente, pero está dispuesta a ayudar a Estados Unidos si es necesario o se le solicita.

A través de estos análisis previos, se puede responder a la pregunta de si el inusual éxito de Costa Rica debe atribuirse a la revolución de 1948 y a las enmiendas de Figueres a la constitución, o si la prosperidad de Costa Rica reside en algún otro ámbito inexplorado. Parece más que obvio que las leyes y reformas producidas por el resultado de la revolución de Figueres son las razones por las que Costa Rica ha visto las prosperidades y éxitos del periodo post-revolucionario hasta nuestros días. Como dijo James L. Busey

Ella [Costa Rica] está entre las repúblicas más democráticas del hemisferio. La experiencia de Costa Rica sugiere que no son tanto los recursos económicos como los patrones de organización económica y social [que resultaron de la revolución de 1948] los que proporcionan las claves para la realización de la prosperidad y la libertad individuales[17].

OBRAS CITADAS

Directrices MLA
Ameringer, Charles D. Don Pepe. Albuquerque: University of New Mexico Press, 1978.
Bell, John Patrick. Crisis in Costa Rica: The 1948 Revolution. Austin: Capital Printing Company, 1971.
Busey, James L. «Costa Rica: A Meaningful Democracy». Sistemas Políticos de América Latina. Ed. Martin C. Needler. Princeton: Van Norstan Company, Inc., 1964: 113-128.
LaWare, David. Labor and the Costa Rican Revolution of 1948. Austin: Universidad de Texas, 1990.
Lehoucq, Fabrice Edouard. «Conflicto de clase, crisis política y ruptura de las prácticas democráticas en Costa Rica: Reassessing the Origins of the 1948 Civil War». Journal of Latin American Studies Febrero de 1991: 37-60.
Longley, Kyle. El gorrión y el halcón. Alabama: The University of Alabama Press, 1997.
Miller, Eugene D. «Labour and the War-Time Alliance in Costa Rica 1943-1948». Journal of Latin American Studies Octubre de 1993: 515-541.
Molina, Iván. Historia de Costa Rica. Ed. Steven Palmer. Costa Rica: Editorial de la Universidad de Costa Rica, 1998.

RESUMEN

La revolución costarricense de 1948 sólo puede entenderse si se tienen en cuenta los sentimientos de Estados Unidos hacia el comunismo, los cambios en la política exterior de Estados Unidos en relación con el comunismo, la capacidad de Figueres para vender a Estados Unidos sus etiquetas de Calderón y Picado como comunistas, y lo que realmente ocurrió como resultado de la revolución. Figueres no habría tenido éxito si no se hubiera ganado el apoyo de EEUU acusando a los nacional-republicanos de simpatizar con el comunismo. Esto sólo ocurrió porque EEUU tenía como principal objetivo la eliminación del comunismo. Cuando Figueres decidió tomar las armas, EEUU no tuvo más remedio que apoyarle frente a Picado. Sin embargo, una vez que Figueres llegó al poder, aplicó y adoptó políticas congruentes con las que tanto Calderón como Picado habían intentado promulgar. La principal razón por la que estas políticas no fueron aprobadas por Picado o Calderón fue porque Figueres y su oposición estaban creando tal agitación nacional que el gobierno estaba prácticamente maniatado, y no existía la estructura adecuada para aplicar adecuadamente ninguna reforma de gran calado. Finalmente, la revolución, con sus asociaciones radicales, dio a Figueres y a Costa Rica en su conjunto la capacidad de cambiar lo que tanto necesitaba arreglarse.

NOTAS

[1] La Lucha Sin Fin.
[2] Bell, John Patrick, Crisis en Costa Rica, p. 150
[3] Longley, Kyle, El gorrión y el halcón, p. 44
[4] Longley, p. 45
[5] Longley, p. 50
[6] Bell, p. 54
[7] Longley, p. 60
[8] Bell, p. 51
[9] Miller, Eugene D., Labour and the War-Time Alliance in Costa Rica 1943-1948, p. 529.
[10] Bell, p. 59
[11] Longley, pp. 73-74
[12] Molina, Iván, Historia de Costa Rica, pp. 93-94. Ver también Bell, pp. 136-139.
[13] Esta declaración de Figueres dice, en resumen, que si los comunistas continuaban resistiendo, sus fuerzas marcharían sobre San José, y que «no se haría ninguna concesión que entrara en conflicto con la política anticomunista de los Estados Unidos» (Bell, p. 149).
[14] LaWare, David, «Labor and the Costa Rican Revolution of 1948», pp. 2-3. En su ensayo, LaWare argumenta que tanto la política de Calderón como la de Figueres en materia de desarrollo social eran prácticamente idénticas, y sólo diferían realmente en los temas del comunismo y los partidos laboristas, y en su correcta aplicación.
[15] Longley, pp. 21-22
[16] Datos extraídos de la página web de la CIA en
[17] Busey, James L., «Costa Rica: A Meaningful Democracy», p. 113

Compartir esto:

Comentarios Facebook

Etiquetado en: , ,

Comentar en elespiritudel48.org

El Espíritu del 48
Este sitio usa cookies. Conozca más acerca de las cookies de este sitio.