Introducción

Anecdotario

Como personaje don Pepe es muy interesante. Tres veces presidente de la República, personaje del siglo XX, así declarado por sus propios archienemigos del periódico La Nación. Admirado por muchos, aunque también odiado por otros; esto se puede resumir en la frase que se usa para definir a un caudillo “hay gente dispuesta a dar la vida por él, y también que lo quieren matar”. Don Pepe era un Caudillo.

Sumado a lo anterior, hay una característica de don Pepe especial: tenía muy buenos amigos, y no como ahora, que se hace la distinción con la política, para él, la amistad lo era en cualquier ámbito. Esto le trajo más de un problema, porque entonces don Pepe, de ser necesario, defendía a sus amigos hasta la muerte, casi literalmente se hundía con ellos si había algún problema. Dicen que esa es una característica muy de los Figueres. Además que don Pepe era un hombre sencillo de pueblo, algo que la gente apreciaba, y con la particularidad de ser genuino. No era algo que utilizaba para sacar ventajas políticas, sencillamente él era así.

Sus “salidas”, sus “ocurrencias”, son magistrales por su capacidad de síntesis, su chispa, su humor…

Por ejemplo cuando pedía votos para sus diputados, se limitaba a decir “si me dan el hacha, que me den el cabo”. Era una magistral manera de darse a entender entre el costarricense de entonces. También cuando se le atravesaban alevosamente, decía “me piden que barra la casa y se me paran en la escoba”.

Habiendo sido tan popular, con muy buenos amigos, y dedicado a la política por tanto tiempo; no es de extrañar entonces, que tenga anécdotas. Es más, junto con don Ricardo Jiménez, es uno de los personajes costarricenses con la mayor cantidad de historias y cuentos.

Una frase de don Pepe fulminaba a cualquiera, y la risa desatada por sus palabras dejaba a sus detractores desarmados.

Su capacidad de comunicación, sus armas verbales, fueron temibles. En especial la prensa fue víctima de su sarcasmo y su verbo feroz.

Hicimos una recopilación de algunas de sus anécdotas, debe haber cientos, principalmente contadas por sus amigos, pero también algunas de sus enemigos. Casi todas son amenas, y algunas incluso nos harán reír. Lo valioso, es que nos muestran a un don Pepe, que no es el personaje frío y acartonado que nos enseñaron en la escuela y colegio, o el de la leyenda; tampoco el que inventaron sus enemigos, más bien nos muestran a un don Pepe tal como era. Y esto es lo que queremos hacer con este anecdotario, que la gente conozca al verdadero don Pepe.

La mayoría de los dibujos de don Pepe son de los caricaturista Hugo Díaz y Kokín

Anecdotario

Comentar en Facebook

comentarios

Comentar en elespiritudel48.org