Figueres en la social democracia

Figueres en la social democracia

Alberto Baeza Flores
Biógrafo de Figueres

  • Figueres enriquece a la izquierda democrática latinoamericana con sus teorías socioeconómicas sobre relaciones entre países pobres y países ricos, y supresión de las fuerzas armadas.
  • Desde el escenario centroamericano va su herencia en lo político (con Daniel Oduber), en lo social (con Luis Alberto Monge)y en lo económico (con Óscar Arias Sánchez).

Cuando el Congreso Fundador del Partido Socialista Argentino fue celebrado en 1896, para que “a la anarquía económica y al bajo egoísmo de la actualidad” sucedan “una organización científica de la producción y una elevada moral social”, José Figueres Ferrer no había nacido, ni cuando Juan B. Justo (Buenos Aires, 1865-1928) fundó “La Vanguardia” (1894), el órgano ideológico permanente del socialismo argentino, pero el ideario de Justo—primer pilar de la izquierda democrática o socialismo democrático en Latinoamérica—sería, más tarde, atento estadio y meditación de José Figueres Ferrer.

Un año antes del nacimiento de Figueres, el reformador uruguayo José Batlle y Ordóñez (1856-1929) inició, en octubre de 1904 en Montevideo, sus primeras reformas electorales democráticas, sociales y educacionales. Las múltiples reformas de la sociedad uruguaya, impulsadas por Batlle y Ordóñez y su partido, ocurrieron dentro de los primeros quince años del siglo XX, dos antes de la Revolución Bolchevique, y dentro de un clima de paz, democracia y tolerancia. Frente a la lucha de clases, Batlle y Ordóñez opuso el ideal de un nuevo concepto de la solidaria cooperación del capital y el trabajo en la vida de la humanidad. “La felicidad pública—sostuvo el gran reformador—sólo florece y se perpetúa donde cada ciudadano es un ser conciente y libre”. Será la prédica práctica de José Figueres desde la América Central.

Revolución Mexicana

Cuando José Figueres Ferrer es un niño que acaba de cumplir cuatro años de edad, el Plan de San Luis (10 de octubre de 1910) es la palanca ideológica de la Revolución Mexicana, que se inicia el 20 de noviembre de 1910 con el lema de “Sufragio efectivo”. El mismo ideal democrático que lleva al apostólico Francisco I. Madero a encabezar el movimiento revolucionario civil mexicano de 1910, llevará a José Figueres Ferrer, treinta y ocho años más tarde, a encabezar la Revolución Democrática Costarricense de la Segunda República, frente al continuismo en el poder de la alianza caldero-marxista-leninista de Calderón, Picado y Mora.

Como Venustino Carranza, después del Plan de Veracruz (1914), predica el Congreso Constituyente de Querétano (1917), Figueres Ferrer propicia la convocatoria a la Asamblea Constituyente, de donde surgirá la Constitución Política de Costa Rica de 1949, que consolidará y ampliará las reformas laborales y sociales de la órbita histórica de Costa Rica, y, especialmente, las social-cristianas del Doctor Calderón Guardia.

Paralelismo entre partidos

Figueres Ferrer, con Francisco J. Orlich, Daniel Oduber y Luis Alberto Monge, reunidos en Ginebra, harán posible la semilla inicial para el partido de masas de la Revolución Democrática Costarricense: Liberación Nacional, que es fundado en San Ramón el 12 de octubre de 1951. Es la etapa en que el Presidente Calles realizó en México, con el apoyo de sindicatos, comunidades agrarias, intelectuales y clase media, al fundar el Partido Nacional Revolucionario, anterior al PRI.

José Figueres es un joven de 18 años cuando Víctor Raúl Haya de la Torre (Trujillo, Perú, 1895-1979) funda en Ciudad de México, el 7 de enero de 1924, la Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA). El pensamiento socialdemócrata de Haya de la Torre de a Latinoamérica una teoría continental propia y que contradice a la teoría marxista-leni-nista, debido -entre otras ideas básicas—a la readaptación einsteniana que realiza y aplica Haya de la Torre del espacio tiempo histórico. Es radical la discrepancia de “El Antiimpe-rialismo y el APRA) (1928) de Haya de la Torre frente a la teoría y la práctica del marxismo – leninismo.

Amplían, aplican y readaptan teorías de la izquierda democrática o socialdemocracia en Costa Rica: Figueres y Liberación Nacional y sus equipos. Son importantes: el escenario y sus circunstancias. Rómulo Be-tancourt (1908) y Acción Democrática en Venezuela llevan adelante la teoría pragmática de Betancourt de “Venezuela: Política y Petróleo” y se realizan reformas sociales, económicas, políticas democráticas, nacionales y populares. Luis Muñoz Marín (1898) y el Partido Popular Democrático de Puerto Rico propician -de manera pragmática—el Estado Libre Asociado, prefiriendo la justicia socioeconómica a cualquier fácil vía an-tiyanquista emotiva y en beneficio de la otra superpotencia mundial.

Trío Figueres, Betancourt y Muñoz Marín

El trío Figueres, Betancourt, Muñoz Marín, hará la evolución social democrática en el Caribe. El dúo Fidel Castro-Daniel Ortega se empeñaron en la Revolución Catastrófica. Figueres encontrará aliados democráticos en Iberoamérica y en la América del Norte entre los socialdemócratas de Norman Thomas, roosveltianos, kennydistas y otros herederos de la Revolución de 1776 -inspiradora también de nuestras revoluciones anticolonialistas. Encontrará enemigos en la llamada “Internacional de las Espadas” iberoamericanos y en las tiranías mundiales y nacionales de diversas ideologías y condiciones. Figueres enriquecerá a la izquierda democrática latinoamericana con sus teorías socioeconómicas sobre relaciones entre países pobres y países ricos, supresión de las fuerzas armadas, etcétera. Desde el escenario centroamericano va su herencia en lo político (Daniel Oduber), en lo social (Luis Alberto Monge) y en lo económico (Óscar Arias Sánchez).



Comentar en Facebook

comentarios

Etiquetado en: