PRISIONERO DE GUERRA

Por Eddy Kühl

Este escrito es el resultado de una entrevista al Sr. Jurgen Kitzing de padres alemanes pero nacido en Costa Rica.

Refiere el Sr. Kitzing que con la declaratoria de guerra de Estados Unidos a Alemania aquel país influyó para que se arrestaran a todos los ciudadanos alemanes, italianos y japoneses mayores de 21 años residentes en esos países latinoamericanos y los enviaran retenidos a Estados Unidos, y en muchos casos a sus esposas e hijos.

Casi todos esos países procedieron a hacerlo, con excepción de Argentina, Chile y Uruguay, los cuales, aunque los arrestaron pero no los enviaron a Estados Unidos.

Sin embargo Bolivia, Ecuador, Colombia, además de todos los países de Centro América si los retuvieron y enviaron a campos de prisioneros en los Estados Unidos.

Refiere que el peor trato en Sur América lo recibieron estos prisioneros en Brasil, donde los confinaron a una Isla, les dieron muy mala comida y otras vejaciones.

Hay que recordar que Brasil y Colombia enviaron contingentes a luchar en Europa.

En el caso de Costa Rica, igual que Nicaragua, declaró la guerra a Alemania a finales del año 1941, curiosamente un día antes que lo hiciera Estados Unidos, el cual lo hizo después del ataque a Pearl Harbor por Japón el 7 de Diciembre de 1941.

El padre de Jurgen fue arrestado el 2 de Febrero de 1942, inmediatamente confinaron a su familia también, es decir su madre con sus hijos menores.

El presidente de Costa Rica era Rafael Calderón Guardia, casado con una dama belga.

El gobierno tico puso todas las propiedades de los arrestados bajo la Junta de Custodia de Bienes Extranjeros. Los custodios del gobierno descuidaron mucho estas propiedades, las endeudaron, y algunas las vendieron o subastaron por precios ridículos en las que gente en contacto con el gobierno se aprovechó.

El Congreso de Costa Rica cambió la ley y estableció que solo eran considerados nacionales a los hijos nacidos de padres nacionales, lo cual afectó a los hijos de estos extranjeros nacidos en Costa Rica como era su caso.

En Octubre de 1942 reconcentraron a los alemanes e italianos y sus familias, los llevaron al Puerto de Punta Arenas allí los pusieron en un barco militar, al pasar por el canal de Panamá les ordenaron estar todos en el interior del barco para evitar que se escaparan o pasaran mensajes al exterior.

Llegaron a Nueva Orleans, de allí les llevaron a Cristal City, Texas, que era un pueblillo en las llanuras desérticas de ese estado.

A los que no tenían familia les llevaron a Camp Kennedy, Texas, donde dormían en esterillas militares en tiendas de campaña para cuatro hombres cada una donde les tuvieron por año y medio.

Alli hubo unos 3.000 alemanes y unos 2.000 japoneses prisioneros. Entre estos dos grupos aunque no había separación física no hubo mucho contacto entre ellos.

Refiere que en String Town, Oklahoma, hubo también un campo provisional para esos prisioneros, también en Florida hubo uno pero que no recuerda el nombre.

Cuenta Jurgen que en Cristal City los prisioneros construyeron un hospital, piscina, y escuela con estudios secundarios. Dice que a los prisioneros les pagaban el salario mínimo, por los trabajos que realizaban y que el no recuerda mal trato, dice que su mamá recogió algún dinero que cuando les tocó viajar a Alemania lo ocuparon para comprar varias cosas para llevar, como chaquetas de cuero para él y sus hermanos.

Su papá hizo la solicitud de intercambio con prisioneros americanos porque tenía familia y propiedades en Alemania, sin embargo muchos prefirieron quedarse en Estados Unidos, y algunos pusieron abogado para lograrlo porque sus familias y sus propiedades las tenían en esos países latinoamericanos.

Allí en Cristal City estuvieron 6 meses. En Febrero de 1944 les anunciaron que serian intercambiados por prisioneros americanos en Alemania, él no sabe si a los otros miembros de la familia los contaron para intercambio o solamente a su papá.

Los llevaron a Ellis Island, Nueva York, allí estuvieron una noche, al dia siguiente tomaron el barco Grisholm, barco de la Cruz Roja de bandera sueca porque este país era neutral. El viaje de Ellis Island a Lisboa tomó 3 semanas.

Llegaron a Lisboa el 20 de Febrero, de allí en tren cruzaron España hasta el puerto frances vasco de Biarritz en el Atlántico, este viaje duró una semana. Allí estaban ya en la Francia ocupada por Alemania, en tren los llevaron hasta Saarbrucken, donde las autoridades alemanas les dieron 200 Marcos a cada uno, después viajaron por su cuenta a buscar donde vivir ,ellos fueron a casa de sus abuelos cerca de Berlin donde llegaron el 23 de Marzo de 1944, exactamente el día de cumpleaños de su madre. El tenia entonces 11 años de edad.

Allí hizo la mayor parte de sus estudios de secundaria.

La invasión fue por Normandía en Julio de 1944, duró 11 meses, la guerra terminó en Mayo de 1945.

Emprendieron el regreso a Costa Rica el 23 de Marzo de 1944, coincidentemente de nuevo, el día de cumpleaños de su madre.

Tomaron un avión de KLM por catorce horas desde París a Gardner en Escocia, de allí hasta Newfoundland en Canada, y cuatro horas hasta Nueva York. De alli a Miami y a San Jose, Costa Rica. El ya tenia 15 años de edad.

Como conclusión le pregunté a Jurgen que si él alguna vez pensó en poner un reclamo por ese arresto tanto de Estados Unidos a Costa Rica, me contestó que no, que Costa Rica y Estados Unidos declararon la guerra oficialmente. Que guerra es guerra, que él entiende eso y no ha pensado en reclamo, dice textualmente: “por ejemplo, la parte mas dura fue cuando llegamos a Nueva Orleans, nos pidieron que nos desnudáramos y bañáramos con jabones insecticidas y después nos rociaron con algo, nuestra ropa nos la entregaron con olor a DDT, eso fue todo. Yo puedo comprender eso, pues lo hicieron para evitar contaminación al país, sin embargo nunca irrespetaron nuestros derechos humanos, en los campamentos nos daban todo, por ejemplo: tres botellas de leche de calidad, carne, cereales, etc. la leche tenía tanta crema que mamá le sacaba mantequilla”.

“Todos los trabajos de infraestructura que hacíamos nos lo pagaban conforme el salario mínimo con moneda del campamento a la par del dólar, mamá con eso realizaba compras por correo en catálogos de Montgomery Ward y de Sears”.

Don Jurgen cuenta como anécdota que los prisioneros construyeron el hospital para ser utilizado por ellos mismos, que entre los prisioneros habían gente de todas las profesiones.

Recuerda que el hospital era tan bueno que cuando el comandante americano jefe del campo de prisioneros, quien era un coronel, tuvo necesidad de llevar a su esposa para dar a luz a su hijo, en vez de llevarla a la ciudad les pidió que le atendieran el parto a su esposa en el hospital del campo atendido por médicos y enfermeros prisioneros.

Prisionero de guerra

El periódico La Tribuna informó de la construcción en Costa Rica de campos de concentración durante la II Guerra Mundial

Fuente: selvanegra.com

Comentar en Facebook

comentarios

Etiquetado en: