Proclamas de Santa María de Dota

CUARTEL GENERAL DEL EJERCITO DE
LIBERACION NACIONAL

PRIMERA PROCLAMA DE SANTA MARIA DE DOTA

Costarricense:

¿Está usted haciendo lo que puede por la victoria de la libertad?

El Ejército de Liberación Nacional está batiéndose brillantemente en el teatro de la guerra.

Usted puede ayudar eficazmente a la jornada patriótica atravesando palos y piedras en los caminos, cortando líneas telegráficas y telefónicas, acorralando sorpresivamente jefaturas políticas y resguardos, intentando por todos los medios desorganizar y desmembrar al gobierno usurpador.

¿Está usted haciendo lo que puede?

Usted dijo una y mil veces que no permitirá una nueva burla a la voluntad popular, usted ha jurado que está dispuesto a contribuir a la formación de una nueva Costa Rica. Cumpla ahora sus promesas y juramentos. No use el pretexto de que no tiene armas. En la más humilde cocina existe un raspadulce, en cada casa de campo hay un chuzo, en cada hogar hay unas tijeras, y en el corazón de cada hombre y de cada mujer de Costa Rica hay un héroe.

Haga usted lo que pueda, sea mucho o sea poco, por respaldar al ejército ahora, y por tener lista y preparada nuestra entrada triunfal a todos los pueblos del país.

Ya vamos; pronto, muy pronto, llegaremos.

Ayúdenos desde lejos y repita esta promesa que se debe propagar de pecho en pecho como una conflagración divina.

Fundaremos la Segunda República.

Santa María de Dota, 23 de marzo de 1948
JOSE FIGUERES FERRER
Comandante en Jefe del Ejército
de Liberación Nacional

Proclamas de Santa María de Dota

CUARTEL GENERAL DEL EJERCITO DE
LIBERACION NACIONAL

SEGUNDA PROCLAMA DE SANTA MARIA DE DOTA

Nuestro Movimiento Renovador y la Cuestión Social:

En nombre del Ejército de Liberación Nacional, cuya misión es fundar la Segunda República, niego todo derecho a calificar de reaccionario, burgués o retrógrado al movimiento nuestro.

Solo puede juzgársenos así por mala fe o incomprensión. Contra la mala fe, tenemos balas y contra la incomprensión, tenemos razones.

Un movimiento tan noble, tan esclarecido y a la vez tan popular como el nuestro, no podrá jamás implantar un régimen injusto. Aquí están los trabajadores y aqui están los estadistas. A todos los mueve el espíritu del siglo veinte que es el siglo del pueblo.

El día en que terminemos la guerra contra la mala fe, iniciaremos una nueva guerra: la guerra contra la pobreza.

La victoria del ejército será la Segunda República; y la victoria de la Segunda República será el bienestar del mayor número.

El hombre ya tiene medios de producción capaces de colocar en un plano elevado, material y espiritual, a todos los miembros de la comunidad. Los economistas de la Segunda República, en colaboración con todos los costarricenses de buena intención, sabrán aplicar esos medios para que desaparezca el espectáculo de las grandes mayorías empobrecidas, por la diferencia y por el privilegio.

Dejen de combatirnos los incomprensivos. Abandonen esta lucha que, por parte nuestra, va solamente dirigida contra los hombres de mala fe.

Abran todos los costarricenses los brazos a los gloriosos soldados de la Segunda República, que juran sobre la sangre vertida, dedicarse a construir una patria sin miseria.

JOSE FIGUERES FERRER
Comandante en Jefe del Ejército
de Liberación Nacional.
Santa María de Dota, 1o. de Abril de 1948.

Comentar en Facebook

comentarios

Etiquetado en: