Hoy 1ero de diciembre se celebra un año más de la abolición del ejército costarricense, y retomo la frase que leí hoy “LAS MADRES DE COSTA RICA VIVEN TRANQUILAS PORQUE SABEN QUE SUS HIJOS NO SERÁN ENVIADOS A UN EJÉRCITO”. Como diría mi papá, Miguel Castillo Marín (qdDg), GRACIAS DON PEPE… Y hasta siempre.