Hasta el momento no he conocido en Costa Rica un líder y pensador como lo fue Don Pepe. Su ser, su pensamiento y su libro el espíritu del 48 han sido una inspiración en mi vida. La Costa Rica de hoy (2010) necesita que las nuevas generaciones empiecen a cuestionar el sistema político-económico-social que nos rige, donde el bienestar privado, el liberalismo económico y la inversión extranjera directa están por encima del bienestar común, el bienestar del gran número, el bienestar del pueblo… No permitamos que la lucha del 48 la que nos devolvió la libertad de nuestra patria quede en vano, Costa Rica necesita hoy mas que nunca que las nuevas generaciones con ideas, hechos y compromiso social le devuelvan Costa Rica a los costarricenses… ¡Que el espíritu del 48 vuelva a nuestros corazones!