¡Don Pepe! ¡Nuestra querida Costa Rica te extraña, y nunca te olvidará! Que vivan por siempre tus ideales y los valores costarricenses.