Que alegría encontrar este fabuloso trabajo que ha traído a mi memoria, no sólo a don Pepe, sino toda aquella gesta heróica que vivió el Pueblo costarricense, cuando yo era un muchachillo apenas. Gracias a don Pepe, Costa Rica es hoy el ejemplo para muchas naciones y para nosotros los costarricenses el mayor orgullo que tenemos.