Gracias por el esfuerzo para mantener vivo “El Espíritu del 48”. Los sucesos, creo, no fueron casuales, más bien creo que fueron causales. Dios permitió que ilustres hombres nacieran en Costa Rica. La Costa Rica del Siglo XXI es lo que hombres como don Pepe y sus colaboradores forjaron. Yo, personalmente, me creo fruto de esa Costa Rica que estos hombres querían. Soy fruto de la educación pública que me ha permitido ser un profesional a pesar de nacer en un hogar humilde. Gracias de nuevo por el esfuerzo. Saludos.

Este sitio usa cookies. Conozca más acerca de las cookies de este sitio.