Nací bajo el seno de una familia liberacionista, lo cual ha influído mucho en mi vida, en valorar las oportunidades que he sido beneficiario directo del Espíritu del 48, pero tampoco soy ciego, aunque cuesta reconocerlo, debemos no como liberacionistas, sino, como costarricenses de aportar nuestro grano de arena en volver a tomar los ideales del 48 pero con los retos que nos genera el Siglo XXI.

Este sitio usa cookies. Conozca más acerca de las cookies de este sitio.