Doy gracias a Dios por haber nacido en este país y por creer en hombres como los del 48 que lucharon por un ideal y por la libertad de un pueblo. Sigamos adelante y permitamos que este Espírtu del 48 se siembre en todos los costarricenses…