Mi padre fue uno de los los hombres que integraban la Legión Caribe que aun viven, el Teniente ALVARO UMAÑA VOLIO y para mi, es un orgullo escucharlo contar las historias de esos valientes hombres y como defendieron a este país.

Me da coraje que los costarricenses se olviden de sus verdaderos héroes y los busquen en otros lugares y no se sientan orgullosos de estos hombres, de nuestros soldados que dieron todo para vivir la democracia y la paz que se vive aquí, paz entre comillas ya que no es la misma Costa Rica por la que ellos lucharon y si don Pepe estuviera vivo le dolería mucho ver como su esfuerzo se desmorona por los que manejan a nuestro país desde hace muchos años atras que no saben de ética ni moral solo de mentiras y engaños.

Deberíamos recapacitar como ciudadanos, porque no somos ni la mitad de hombres como los de la Legión Caribe y creo que no caben las palabras para agradecer a estos valientes, que el tiempo ataca con olvidar y sacar sus hazañas y logros de la mente de los costarricenses.