Como costarricense siento orgullo de que nuestro país haya dado al mundo un preclaro hombre como don Pepe, el hombre que le declaró la paz al mundo y construyó la clase media en Costa Rica. Don Pepe: ¡ven te necesitamos para defender tus glorias!