Reseña Biográfica de María Teresa Obregón Zamora

María Teresa Obregón Zamora

Reseña Biográfica de María Teresa Obregón Zamora
1888 – 1956

María Teresa Obregón nace en Alajuela el 7 de marzo de 1888, hija de don Rafael Obregón Lizano oriundo de Bagaces, Guanacaste y de doña Anatolia Zamora Solórzano de la ciudad de Alajuela. La mayor de cuatro hermanos, Víctor Manuel, Miguel Ángel y, el menor, Juan Rafael. Sobrina muy cercana de don Miguel Obregón Lizano, benemérito de la patria en reconocimiento a su rol en la creación y fundación del Sistema Nacional de Bibliotecas de Costa Rica, la Biblioteca Nacional de Costa Rica y del Instituto de Alajuela, del que fue su primer director en 1988.

Por influencia de su tío y su madre, quien también fuera una reconocida educadora que sacó adelante a sus hijos después de su pronta viudez, ingresó en 1901 al Colegio Superior de Señoritas, donde en 1905 obtuvo el título de maestra normal.

En su faceta familiar, se casó en 1917 con Omar Dengo Guerrero, educador y humanista, de dicho matrimonio nacen sus cuatro hijos: Jorge Manuel, Omar, Gabriel y María Eugenia. Enviuda muy joven, en 1928 y se encarga del hogar a través de su labor docente y encauza su crianza en apego a las enseñanzas de Omar.

Trabajó como maestra de primaria de 1906 a 1941. Entre las escuelas donde impartió lecciones se encuentran: la Escuela Superior de Niñas No. 2 sita en el Edificio Metálico, Escuela de la Finca “La Caja”, Escuela de Aplicación República de Argentina en Heredia, Escuela República del Perú, la Escuela Normal donde da clases de geografía.

Su ejercicio profesional en los últimos dos centros mencionados la hizo merecedora en noviembre de 1935 de una membresía en The National Geographic Society sita en Washington D.C., en especial el periodo en que impartió clases de Geografía en la Escuela Normal, una de las organizaciones internacionales más grandes del mundo sobre educación y ciencia, fundada en 1888 y cuna de la prestigiosa revista National Geographic.

También impartió lecciones y conferencias, sobre higiene sexual y moral, que según el escritor Cristian Rodríguez pueden ser catalogadas en Costa Rica como las primeras lecciones de educación sexual que hubo en nuestro país.

Posterior a su pensión como educadora y con sus hijos en edades universitarias, María Teresa se dedicó con mayor énfasis a la proyección comunitaria y a la vida política de Costa Rica.

En 1943 incursionó en la política al pasar a formar parte del grupo «Las Mujeres del 15 de mayo». Este grupo, junto con estudiantes de segunda enseñanza y de la Universidad de Costa Rica e integrantes del Centro para el Estudio de los Problemas Nacionales, organizaron una manifestación para oponerse a un proyecto de ley que en su criterio amenazaba la libertad de sufragio.

Su temple y liderazgo la llevaron a participar también en la célebre manifestación del 2 de agosto de 1947, organizada por un grupo de mujeres encabezado por Emma Gamboa (este grupo pasó después a llamarse «Mujeres del 2 de agosto»). Ese día, más de cinco mil mujeres se vistieron de luto para exigirle al Gobierno de la República pureza en las elecciones que se llevarían a cabo en febrero de 1948.

En 1947, también doña María Teresa Obregón aceptó el ofrecimiento de los doctores Peña Chavarría y Amador Guevara, para dar lecciones de educación sexual al cuerpo médico nacional y en 1948 se hizo acreedora de la “Medalla del Buen Servidor” otorgada por el Club Rotario de San José, por su labor como educadora abnegada y convencida de su misión.

En 1951, fue nombrada delegada alterna de la Comisión Interamericana de Mujeres y tuvo el cargo de presidenta del Comité de Cooperación de Costa Rica a la Comisión Interamericana de Mujeres, desde estos espacios promovió la educación cívica a las mujeres que por primera vez ejercerían el voto en nuestro país.

A partir de 1952 se involucra de lleno en el Partido Liberación Nacional, que se había fundado en octubre de 1951, llegando a ser la Presidenta del Comité Femenino del Partido. A lo interno del partido se involucró de lleno en la formación partidaria de las mujeres liberacionistas.

En la elección el 26 de julio de 1953, resultó electa junto con Ana Rosa Chacón González y Estela Quesada Hernández, como diputada de la República por el Partido Liberación Nacional en la provincia de San José, cargo que nunca antes en la historia de nuestro país había ejercido una mujer.

Dentro de su ejercicio como diputada resalta que fue la primera en dar un discurso ante el Plenario Legislativo el día de la sesión inaugural en noviembre de 1953, tuvo oportunidad de participar en la Comisión de Educación, donde pudo insistir en la urgente necesidad de incorporar la educación sexual para niños y jóvenes en los hogares y en las aulas, labor que ella misma había desarrollado entre 1926 y 1928 en la Escuela Normal.

Durante 1955 en la Asamblea Legislativa le correspondió dar la lucha para la compra de los terrenos en Barrio México para la construcción del Liceo de San José, ante lo que preparó un discurso histórico en torno a cómo se debía invertir en la educación oficial como un tesoro a conservar y ampliar frente a la expansión de las instituciones educativas privadas.

Durante su gestión como diputada viajó en representación de Costa Rica al Congreso de la República de Guatemala, también viajó como parte de la delegación costarricense que acompañaba al presidente José Figueres Ferrer a Quito, Ecuador, en su papel de diputada pudo dirigirse al Congreso Ecuatoriano en representación de la Asamblea Legislativa de la República de Costa Rica.

Como diputada, también ejerció como primera prosecretaria del Directorio Legislativo de 1955 a 1956. Le correspondió asimismo impulsar y defender el benemeritazgo de Mauro Fernández Acuña.

Además de su labor política, María Teresa Obregón brindó su servicio a la comunidad en dos espacios relevantes para la vida pública nacional. formó parte de la Asociación de “Damas de las Mercedes” y participó en la Junta de Educación de San José como su secretaria durante cuatro años, de 1948 a 1952 fue la única mujer integrante de esta directiva.

Su dedicada vida a la labor política y social culminó el día de su muerte, el 29 de setiembre de 1956 mientras fungía como diputada y presidenta del Partido Liberación Nacional, evento que generó consternación inmensa a lo largo y ancho del país. Su legado invaluable permanece al día de hoy en la esencia de nuestro ser costarricense; por ello, se le ha brindado una serie de homenajes póstumos de alto renombre.

En el 2002, Obregón fue incluida en la Galería de las Mujeres de Costa Rica como miembro del grupo inaugural de mujeres por sus contribuciones a la educación y por fundar la asociación de profesores nacional. El Plan de Desarrollo Nacional adoptado en 2010, para mejorar la infraestructura y guiar la gobernanza del país, lleva su nombre.

La Asamblea Legislativa la declaró Benemérita de la Patria, según acuerdo acuerdo 6841-21-22 del 21 de julio del 2021.

Basada en la declaración de Benemeritazgo a María Teresa Obregón Zamora

Compartir esto:

Comentarios Facebook

Etiquetado en: ,

Comentar en elespiritudel48.org

El Espíritu del 48
Este sitio usa cookies. Conozca más acerca de las cookies de este sitio.