Deseo felicitarlos por este gran trabajo que han realizado con el fin de rescatar, configurar y comunicar los pormenores y detalles de una época que nos marcó para siempre de una forma muy amigable para el lector.

Las nuevas generaciones debemos aprender de esta coyuntura, dejando de lado lo negativo para salvar lo positivo de gran valor que nació en esas décadas, adaptándolo a nuestra atormentada realidad.

Un especial saludo y reconocimiento a mi tío Roberto Güell, a la memoria de mi papa Carlos Coto Chacón q.d.D.g. y a todos mis parientes que dejaron su sangre en el terreno de la batalla demostrando gran valor, gallardía y rectitud… valores que mantienen hoy en día unidos a sus ideales originales los cuales muchos de los políticos posteriores han deformado abruptamente.