¡Cuanta grandeza! ¡Que gran heroísmo! Extraño muchísimo las horas de gloria de la Socialdemocracia costarricense. Rescatemos el partido, nunca fuimos neoliberales. ¡Empresa privada si, pero con justicia social! Los felicito por la página.