¡Que viva el caudillo, que vivan sus hombres y, sobre todo, que vivan sus ilustres ideales de la más pura socialdemocracia! ¡Cuánto necesita nuestro país, en estos momentos de enorme tensión social, de la heroíca figura del viejo!

Comentar en Facebook

comentarios