Ante estos días de gran opresión y gobiernos deningrantes, nosotros, el pueblo costarricsense, necesitamos y debemos revivir ese espíritu revolucionario del 48. ¿Cuánto tendremos que esperar para que nos levantemos y luchemos por defender nuestra constitución? A luchar hermanos.