Don Pepe no ha muerto, don Pepe vive en un pueblo que le debe el haber sido su padre y guía en momentos de necesidad… me confieso socialcristiano de ideología y Figuerista de corazón, gracias don Pepe allá en la eternidad, tu el último caudillo libertador de América Latina, cuanto necesitamos hombres como tu en este momento que muchos quieren vender y destruir esta Costa Rica, debemos volver a tu pensamiento y a tu persona o padre amado de esta patria aunque tengo 30 años, le doy gracias a Dios que de niño pude conocerte y amar tu persona…