José Figueres Ferrer

Discurso en Radio América Latina

José Figueres Ferrer

El ocho de julio de 1942, apareció en los periódicos un anuncio:

Al Supremo Gobierno. A Las colonias de las naciones aliadas, a los ciudadanos costarricenses. Invitamos a escuchar el mensaje que hoy a las 7 de la noche, desde la Estación América Latina, dirigirá DON JOSE FIGUERES, desenmascarando la verdadera organización nacional de sabotaje que mina a la República y desvirtúa su acción internacional. San José, 8 de julio de 1942. (f). Francisco J. Orlich. Alberto Martén“.

Discurso en Radio América Latina

El discurso de don José Figueres, fue el siguiente:

Honorables colonias americana e inglesa, costarricenses:

Bendigamos el sistema de Gobierno que permite a un ciudadano pensar dignamente y expresar su opinión sobre el manejo de las cosas de todos.

Esto es en gran parte conquista de los pueblos de habla inglesa y francesa y es rica herencia del pueblo costarricense. Hoy este pueblo participa en una guerra mundial donde se libran a un tiempo diversas disputas de los hombres; donde va a definirse, empero, una cuestión fundamental; si pueden permanecer sobre la tierra o si van a perecer, la forma de vida y la forma de gobierno que reconocen como lo más sagrado el respeto a la dignidad humana.

Costa Rica milita en el grupo de naciones optimistas en esta gran prueba. Y aquí un costarricense ocupando libremente la tribuna para decir cosas que pueden disgustar a personas y a grupos capaces físicamente de impedir este acto o de tomar represalias, si no mediaran esas grandes conquistas de los hombres, porque hoy se está luchando.

Me siento orgulloso de ser hombre y de ser costarricense. Respiro la atmósfera de las cámaras de Inglaterra, donde ahora mismo, en gravísimos momentos, se pronuncian censuras a Churchill, con independencia y dignidad.

Yo vengo a hablar sobre la situación del momento. Sin embargo, sin idea original, porque cuanto hay que decir se comenta sin cesar en las conversaciones del pueblo, y algunas cosas ya se han publicado. Hay un malestar general, reprimido por diversas consideraciones, contra el Gobierno de la República. El señor Presidente se ha quejado muchas veces por la prensa de que se murmura por todas partes, se llega tal vez hasta la calumnia y nunca se concretan cargos serenamente. Por otra parte el público lamenta que nadie tenga la suficiente confianza en el gobierno para expresar libremente el sentir general, sin temor a represalias y a sinsabores. Creo que yo tengo esa confianza. Yo estoy seguro de que no siento temores. Lo que se dice es esto: La administración pública es deficiente. Que los métodos o los hombres del gobierno, son incompetentes para dirigir al país en tiempos de paz y absolutamente incapaces de conducir la guerra.

Veamos lo que el público dice sobre nuestra actuación en la guerra.

La declaramos a su tiempo, en cumplimiento con el sentir nacional, que era, en nuestra gran mayoría, pro aliado y que desea continuar nuestra vida de instituciones y de derechos. Pero hemos manejado la guerra ineptamente. Tal vez hasta hecho el ridículo ante nuestros enemigos, como ante nuestros aliados. Empezamos por no tener ningún criterio definido en cuanto a las colonias locales de países enemigos. Este es un problema que no es nuevo en el mundo y los hombres de gobierno debieran haber sabido cómo manejarlo. No dimos jamás garantías a nuestros aliados contra los peligros verdaderos de agrupaciones enemigas tan cerca del Canal de Panamá. Las únicas medidas que se han tomado han sido a instancias directas de la Legación Americana. Y es bien sabido que bajo la política del buen vecino, las legaciones desean intervenir lo menos posible en acciones internas de otros países, a pesar de que somos sus aliados. Y en Costa Rica tenían que intervenir, por la incapacidad de las autoridades locales. Tenemos a nuestros aliados en un estado de inseguridad, como el que se siente en los cuarteles cuando se habla de que hay traidores adentro. Hemos estado lejos de dar toda nuestra entera colaboración.

Con nuestras escasas fuerzas, podríamos al menos haber recorrido nuestras costas palmo a palmo, para sentirnos seguros de que no hay depósitos de aprovisionamiento de submarinos, protegidos de los aviones por las espesas selvas tropicales. Cada uno debe ayudar con lo que tenga.

El Gobierno no procedió a tiempo. Se podrían al menos, haber emplazado algunos pequeños cañones, como dicen que se está haciendo ahora, que ya es tarde. Así pasamos por esta vergüenza de que se metiera un submarino enemigo hasta nuestro mismo puerto de Limón y clavara la puñalada a nuestro huésped en nuestra propia sala. Nosotros somos los responsables, por imprevisión, por desconocimiento de nuestras incumbencias. No podemos esperar que los Estados Unidos organicen, por sí solos, en unos pocos meses, la defensa de todos los puertos y de todas las costas del Continente. Si cada pequeña nación no hace lo que puede, tanto les da tenernos como aliados, como de enemigos. La peor forma de sabotaje es un aliado incapaz.

En protesta contra el hundimiento del San Pablo, que la multitud no puede enfocar ni juzgar cuerdamente, se organizó en San José un desfile la tarde del 4 de julio. Hubo al principio una hermosa manifestación de duelo por los muertos del barco. Luego la gente rompió los vidrios de algunos establecimientos de casas enemigas y la manifestación se dirigió a la Casa Presidencial. Y luego, paso por la pena de decirlo, el señor Presidente cometió los errores que luego ha lamentado tanto en los periódicos y en sus actuaciones posteriores. Cayó en la trampa de un discurso político de un jefe de partido, don Manuel Mora; olvidó las lecciones elementales de sicología colectivas o de sicología de las multitudes; hizo derroche, aunque fuera momentáneamente, de una absoluta falta de prevención práctica de las cosas. Pronunció un discurso de buena fe, que enardeció al pueblo inconsciente y desató la tempestad que no pudo luego contener y la ciudad fue saqueada y la gente destruyó más riqueza pública, porque pública es en esa circunstancia toda riqueza, especialmente la de las colonias enemigas, destruyó riquezas, digo, la gente en dos horas, que la mercadería que perdimos en el San Pablo. En cambio, en los Estados Unidos, se trabajó el cuatro de julio, produciendo riqueza que todos necesitamos. Y ahora todos se lavan las manos. Ni el Partido Comunista tiene la culpa, ni el gobierno tiene la culpa. Yo creo que los dos son culpables, pero más el gobierno, porque es el responsable del orden público que no supo mantener. La peor forma de sabotaje es nuestra propia incompetencia.

Y ya nos apartamos del renglón de la guerra, para entrar en asuntos internos.

Los rumores que preocupan al señor presidente, han llegado a su máximo en estos días. Se dice que el Gobierno está entregado al Partido Comunista. Y se dice que el Gobierno se ha visto obligado a echarse en brazos de ese partido, porque las clases dirigentes y los demás grupos, lo han abandonado en su lucha política contra el partido o los partidos que no son de su agrado. Tal vez sea cierto ese abandono político. Pero el Gobierno no tiene por qué estar haciendo política en vez de limitarse a gobernar, especialmente en los tiempos de guerra. Si el gobierno está en manos del Partido Comunista por razones políticas y si el Partido Comunista tiene que satisfacer, por razones políticas, a las chusmas de pillos inconscientes, llegamos a la triste conclusión de que esta administración ha entregado el país a esa muchedumbre que saqueó la capital en la noche del 4 de julio.

Veamos las finanzas: todos sabemos que el Gobierno está atrasando pagos. Y nos dicen que es por la guerra. Creen que somos ingenuos. La verdad es que en los dos años de esta administración, las entradas fiscales han sido las más altas de nuestra historia hacendaria. Cuarenta y tres y cuarenta y cuatro millones por año. Digan estas cifras costarricenses y sepan que en años relativamente recientes las entradas de la república han bajado hasta diecisiete millones en un año. Y a este gobierno le han entrado cuarenta y tres y cuarenta y cuatro millones, ¿y cómo empezó la administración? Con siete millones disponibles entre varias cuentas. ¿Y cómo está hoy? Sobregirado entre dos y cuatro millones de colones. ¿Y el saldo en descubierto en la calle? ¡Seis millones de colones!

Paremos. Para describir el desastre hacendario en que nos hemos metido, hay que hablar de millones como de cincos de achiote.

Paremos las cifras por la siguiente razón: es cierto que si este gobierno termina su periodo, le habrá costado al país tal vez cien millones de colones, botados fuera de presupuesto. Pero el daño que habrá sido más grave y que no se puede expresar en guarismos, es el daño moral de corromper al pueblo con manejos irresponsables de los fondos públicos. La función del Gobierno es educar. Otro ejemplo: la langosta, (una especie de chapulín), con dispensa de trámites se hacen pasar por el congreso los proyectos de mayor trascendencia, inmediata o futura, Viene la plaga de langosta que barre los cultivos como un huracán. Y hay calma. La langosta llegó a San Ignacio: un proyecto de ley destinando cincuenta mil colones a combatirla. La langosta está en Jorco: primer debate del proyecto. La langosta se comió los frijolares de San Gabriel: segundo debate del proyecto. La langosta dejó sin sombra de guineo los cafetales de Rosario: tercer debate. La langosta en los Bajos de Bustamante: el Gobierno no sabe qué hacer con los cincuenta mil colones. ¡En Corralillo! El Gobierno no tiene los cincuenta mil colones. Sigan con tarros, espantándola, los dueños de milpas de Colpachí. ¡La langosta se murió de frío en los cerros de El Tablazo! El Gobierno tiene la satisfacción de informar que el peligro ha desaparecido. Lo que han desaparecido son los maizales. Y lo que debiera desaparecer es el Gobierno.

Esto semeja los cuentos de los humoristas franceses, sobre la inconsciencia de los políticos de París. Esto recuerda las risas de azúcar de la Francia de ayer. Esto presagia las lágrimas de acibar de la Francia de hoy.

Yo no estoy especulando sobre la teoría de la Relatividad. El caso es que mis peones no tienen maíz, pero disfrutamos de un decreto que fija el precio a un colón el cuartillo. Pónganlo a diez céntimos si la cuestión es de decretos y lo tendremos más barato. Lo que ignora el gobierno, es que ¡con decretos no se hacen tortillas!

O mis peones no tienen zapatos, ni sábanas limpias, ni leche para sus niños, pero el Seguro Social les garantiza una vejez sin privaciones. Señores del Gobierno: ¡acabemos la comedia, asegúrenles a los costarricenses un buen entierro y déjenlos morir de hambre!

En los comienzos del cine parlante, el aparato consistía en un proyector mudo, corriente, más un fonógrafo de discos. Era muy difícil hacer coincidir el sonido con las imágenes de la pantalla. A menudo se quedaba uno atrás del otro. Y a veces el operador se equivocaba y sonaba un disco de versos provenzales mientras se proyectaba un match de boxeo. Hoy en Costa Rica, quien la realidad de las cosas ve, y escucha simultáneamente a los personeros del Gobierno, recibe la misma sensación de desconcierto. Siempre están tocando el disco que no es. ¡Ahora anda la policía con carabinas para evitar el saqueo del sábado pasado…!

Pero señores, el momento no es de risas ni yo soy hombre de lágrimas. Yo no vengo aquí a llorar calamidades ni a mortificar por placer sadista a los hombres del Gobierno, ni a censurar actuaciones ineptas que no tengan, a mis ojos, remedio…

En ese momento la policía interrumpió el discurso. Figueres alcanzó a decir:

…Me mandan a callar con la policía. No podré decir lo que creo que debe hacerse, pero resumo en pocas palabras: ¡Lo que el Gobierno debe hacer es irse!

Comentar en Facebook

comentarios

Etiquetado en:
This site uses cookies. Find out more about this site’s cookies.