La Revolución inconclusa y la inevitable

El 8 de mayo de 1974 entrega el mando de Presidente a Daniel Oduber, primera vez que el Partido Liberación Nacional gana el poder por otro período consecutivo.

La fuerte personalidad de Figueres y el carisma de Oduber hicieron que Liberación se reeligiera en el gobierno.

Las elecciones por primera vez desde 1948, afirmaban el desarrollo político democrático. Se habían restituído los derechos políticos para todos los ciudadanos.

Empezaba una nueva etapa histórica para el país, sobre la que Figueres había iniciado en 1948 y con él se cerraba, al restituir todos los derechos políticos para la ciudadanos.

Los años siguientes serían los de consolidación y fortalecimiento institucional de lo logrado, confrontado con los nuevos actores y sectores sociales que emergían, en el espejo de las revoluciones centroamericanas y la nuevas aspiraciones de esos pueblos.

Figueres no estaba al margen de estos procesos. Seguía vinculado a sus luchas por restituir democracias y mejorar las condiciones de los pueblos.

La situación económica y social deplorable de los pueblos centroamericanos, producían condiciones que inevitablemente provocaban levantamiento populares e insurgentes.

Siempre lo había dicho y Centroamérica lo demostraba. Había que resolver los principales problemas de los pueblos para lograr la democracia. Para Costa Rica la democracia se desarrollaba con más democracia, pero para Centroamérica había que dar las condiciones estructurales y las bases socioeconómicas para desarrollar la democracia.

La lucha político militar que se vivía en la región se le asemejaba a su situación de 1946: había que tomar el poder para refundar la nación, la República, la Democracia, la Libertad.

Esto lo lleva a actuar en el nuevo proceso de revoluciones inevitables y a contribuir, en lo que el pudiera en la búsqueda de las salidas democráticas posibles que las circunstancias permitieran.

El Gobierno de Oduber que iniciaba no tenía las agallas suyas, pero tenía dignidad para no comprometerse negativamente en los cambios que la época exigía.

De allí que intensifica, en su condición de máxima figura del Partido Liberación Nacional, sus relaciones internacionales.

Si la Revolución que él había impulsado estaba consolidada, la de Centroamérica tenía su oportunidad y Figueres quería participar en la medida de sus fuerzas y posibilidades intelectuales.

Daniel Oduber Quirós (1978-1982) asume la presidencia el 8 de mayo de 1974. El país era un hervidero de grupos y activistas revolucionarios. Muchos pedían el consejo, el apoyo y la solidaridad de Figueres, en San José o en La Lucha sin fin.

El 8 de junio la Asamblea Nacional del Partido Liberación Nacional lo elige por aclamación Presidente del Comité Ejecutivo Nacional.

Este año insiste nuevamente en la creación de la Unión de Países Exportadores de Banano, y en 1975 impulsará en la Secretaría Económica de América Latina la necesidad de impulsar la Naviera Multinacional del Caribe. También propone este año la necesidad de levantar las sanciones establecidas por la Organización de Estados Americanos a Cuba.
En 1975, como expresidente de la República viaja a América del sur, Europa y a la Unión Soviética.

El 31 de marzo dirige una carta a la Asamblea Legislativa por la cual dona todos sus bienes al país.

El 12 de octubre España le confiere la Gran Cruz de Isabel La Católica.

El 12 de noviembre publica “Cubaces tiernos en abril”, cuento que es llevado al cine y la televisión.

Este año cuando a Patricia Hearst en Estados Unidos la enjuiciaban por su colaboración con movimientos insurgentes en California, declaró públicamente, mientras estaba sometida a juicio, que se pusiera en libertad al cuidado de sus padres.

En 1976 establece en su finca “Lucha sin Fin” una fábrica de casas de madera. Este año en la reunión de Ginebra de la Internacional Socialista, se acepta al Partido Liberación Nacional como miembro pleno y se nombra en una de las Vicepresidencias a Daniel Oduber. Figueres renuncia igualmente a la Presidencia del Partido Liberación Nacional.

En noviembre de 1977 publica “Así nacen las palabras y los cuentos”.

En este gobierno se cierra la etapa de desarrollismo económico social que se había impulsado desde la Junta de Gobierno de 1948, de la cual Oduber fue Secretario.

Las políticas que desde aquella época se trazaron tuvieron la visión del desarrollo institucional, de la participación del Estado en la economía y producción nacional, la administración pública con el desarrollo de sus diversas instituciones fue un factor importante de captación de mano de obra y empleo. La salud, la educación y la vivienda se fortalecieron en estos años. Pero especial énfasis tuvo el desarrollo de obras de infraestructura y el fortalecimiento del Instituto Costarricense de Electricidad, eje de este desarrollo.

El Estado Social de Derecho que había germinado con las Reforms Sociales de 1943 alcanza su plenitud en el gobierno de Oduber.

El sueño de Figueres estaba realizado. Lo podía tocar con sus propias manos. Su pensamiento, ideas e ideales estaban materializadas.
Las elecciones de 1978 enfrentan a dirigentes de Liberación Nacional, Rodrigo Carazo Odio y a Luis Alberto Monge Alvarez. Carazo se había separado en 1970, cuando la candidatura de Figueres obstaculizaba sus aspiraciones como las de Oduber. Durante los años siguientes Carazo impulsó organizaciones partidarias y tuvo la capacidad de reunir la oposición tradicional frente a Liberación y ganarle la elección.

En estos años, desde la décadas del 60, por el impacto de la Revolución Cubana surgieron otras manifestaciones de izquierda marxista. A partir de 1974 sin restricciones políticas legales de inscripción electoral se inicia un proceso de unidad de estos grupos que culmina en una coalición electoral llamada Pueblo Unido.

El ascenso de los movimientos revolucionarios en Centroamérica, especialmente de Frente Sandinista de Liberación Nacional, estimula estos grupos y su crecimiento. Pero, al mismo tiempo se inicia un proceso de divisiones internas en las tres agrupaciones que integraban Pueblo Unido y, en 1986, habían desaparecido dos de ellas totalmente y Vanguardia Popular estaba fracturado en dos. Con ello todo el movimiento sindical, campesino y estudiantil donde tenían influencia igualmente se vio afectado de la misma manera.

Con el gobierno de Rodrigo Carazo Odio (1978-1982) se inicia el proceso de desmantelamiento de la institucionalidad pública, logrado con los gobiernos socialdemócratas. El apoyo que este gobierno da a la causa Sandinista logra opacar estas medidas. Los Estados Unidos enfrentan al gobierno por este apoyo y se distrae la atención de los otros problemas.

Figueres apoya al gobierno de Carazo en su lucha antisomocistas. Ese capítulo en su vida no estaba cerrado, estaba inconcluso y su compromiso era una “lucha sin fin”, inevitable. La ausencia de democracia y la dictadura todavía existían. La Lucha de nuevo es un centro de agitación y conspiración contra los enemigos históricos.

Se inició, contra el gobierno, una crisis económica de políticas desestabilizadoras intencionalmente impulsadas desde el exterior con apoyo en algunos sectores nacionales que estaban preocupados por la insurgencia revolucionaria en Centroamérica. Sindicalmente se vivió un período de gran agitación y represión.

El 24 de setiembre de 1978 es prorrogado y ratificado Figueres en el cargo de Presidente del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Liberación Nacional.

Figueres intensifica su campaña de 30 años contra la dictadura somocista y ofrece su apoyo moral al Frente Sandinista de Liberación Nacional. Uno de sus hijos Mariano, se integra como combatiente del Frente Sandinista. Figueres apoya su decisión y declara que está dispuesto a recibir el máximo sacrificio de su hijo.

Los principales dirigentes del sandinismo inevitablemente en sus estancias en San José se reúnen con Figueres en demanda del consejo del político, el estrategia y del viejo revolucionario. Se toman cariño mutuamente. Incluso llega a decir que cuando esta generación de Sandinistas nacía él ya había luchado contra los “tachos¨.

A Figueres le preocupaba el mayor poder que pudiera obtener los Estados Unidos de esta situación, por eso va a participar de las negociaciones posibles, para lograr la paz y una solución política negociada, que era una forma de derrotar a los Estados Unidos, que en la década del 80 quería la intervención militar.

También atendía los asuntos partidarios y sigue escribiendo sus ensayos y publicando sus reflexiones. El 7 de julio de 1979 la Asamblea Nacional del Partido Liberación Nacional lo reelige como Presidente del Comité Ejecutivo Nacional. Figueres promueve la creación de un Segundo Centro para el Estudio de los Problemas Nacionales, mientras el partido establece el Tribunal de Etica y Disciplina.

En enero de 1980 publica “Franjas de luz: arboricultura en el paralelo 10”.

El 26 de marzo Figueres es declarado “Personaje noticioso de la década de los 70”.

En julio de 1981 viaja a El Salvador para observar la reforma agraria que impulsa la Junta Revolucionaria.

Este año el Partido Liberación Nacional realiza su Congreso que denomina Francisco Orlich.

En marzo de 1982 visita nuevamente El Salvador invitado como observador de los comicios para integrar la Asamblea Nacional Constituyente.

Las elecciones de 1982 preparan a Liberación Nacional para un nuevo triunfo electoral. Luis Alberto Monge es el candidato y el Presidente electo (1982-1986) y replantea electoralmente una estrategia para contra con el campesinado, que seguía maltratado. Con él inicia la aplicación de los Planes de Ajuste Estructural, se fortalecía el desmantelamiento institucional del Estado y el debilitamiento de las políticas sociales que estos planes contenían.

La crisis heredada, por razones geopolíticas, por el ascenso de las izquierdas con Pueblo Unido, de las guerrillas en Centroamérica, y del triunfo Sandinista en el gobierno desde 1979, impulsó al gobierno norteamericano a inyectarle una gran ayuda económica al país, a modo de vitrina frente al proceso revolucionario nicaragüense, y evitar un auge de masas en el país.

Mientras el gobierno del Presidente Monge Alvarez (1982-1986), recibía $1.5 millones diarios por donaciones y estaba totalmente comprometido con la política de agresión, que pregonaba el gobierno de Reagan con los planes militaristas que impulsaba en Centroamérica, Figueres buscaba caminos alternativos, de carácter político para buscar una salida negociada al conflicto armado en Centroamérica. Así, en junio de 1982 visita Cuba y Nicaragua en misión personal gestionando la paz en América Central. Con Fidel ya se había visto en el primer aniversario de la Revolución Sandinista, en 1980, sin embargo el encuentro en La Habana fue profundamente emotivo.

Ambos dirigentes, Fidel y Figueres, se reconocieron en lo que cada uno significaba y contribuía al proceso de la pacificación y la solución política que se buscaba. Ambos se respetaron su historia, sus diferencias y valoraron sus convergencias. Ambos se admiraron en lo que les correspondía. El abrazo del encuentro fue la expresión más tierna, fraternal y sincera de dos grandes personas que en el fondo nunca se habían separado.

Los Estados Unidos durante estos años seguía impulsando una estrategia totalmente guerrerista en el área. Sus planes se orientaban para una ocupación militar directa del ejército norteamericano.

El Gobierno de Luis Alberto Monge incluso facilitó el establecimiento de la Radio Voz de América, con un trasmisor propiedad del US Army, que operó hasta 1992. También facilitó todo lo que pudo del territorio para los planes desestabilizadoras de los Estados Unidos en la región.

En diciembre de 1982, el ministro de educación Eugenio Rodríguez Vega, propuso al Comité Nobel del Parlamento de Noruega el nombre de Figueres para que se considerara candidato al Nobel de la Paz. El gobierno por su parte, luego de proclamar una neutralidad perpetua, que nadie creía, y una democracia desarmada, gestionaba en igual sentido para que el Nobel se lo dieran a Costa Rica, como país. Figueres apoyo esta Declaración.

El 5 de mayo de 1983, Figueres recibe el Doctorado Honoris Causa de la Universidad Autónoma de Nicaragua, acompañado por el entonces Secretario General del Partido Liberación Nacional, Dr. Oscar Arias Sánchez. Al recibir el Doctorado enfatizó en su tesis de los precios internacionales paritarios para los productos latinoamericanos.

El 26 de junio es reelecto Presidente del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Liberación Nacional.

En la VI Reunión de la UNCTAD, en Belgrado, sostuvo la tesis que los países pobres debían actuar como lo hacen los sindicatos y el movimiento obrero. Dijo que debían hacer un Sindicato de Países Pobres para hacer valer sus derechos y luchar como lo hacen los trabajadores, porque el dilema era “paz o guerra”.

El 1º de agosto es nombrado Embajador Itinerante por la Administración de Luis Alberto Monge, especialmente en Europa.

El 23 de marzo de 1984 asiste invitado como observador a las elecciones presidenciales de El Salvador.

En setiembre viaja a Cuba, España, China Continental y Japón. En Cataluña es distinguido como “Hijo Predilecto” de Barcelona.

En 1985 Figueres en la convención de su Partido, el 17 de enero, para escogerá candidato presidencial se pronuncia a favor del Dr. Carlos Manuel Castillo y enfrenta al Dr. Oscar Arias Sánchez, quien declara que no necesita muletas para aspirar a la candidatura, es quien gana la convención y la Presidencia de la República (1986-1990), dándole continuidad al gobierno de Luis Alberto Monge, pero rectificando la política exterior. Por sus gestiones en Centroamérica contra la política reaganiana guerrerista, y por los esfuerzos positivos que conducen a resolver los conflictos militares, le otorgan el Premio Nobel de la Paz. En su gobierno fue participaron como Ministros sus hijos José María y Muni. José María llegaría a ser Presidente de la República desde 1994 hasta 1998.

El 12 de diciembre de 1985 la Universidad Nacional de Costa Rica le concede el Doctorado Honoris Causa.

El 24 de abril de 1986 el Gobierno de Nicaragua le concede la Orden General Augusto César Sandino, en su máximo grado Batalla de San Jacinto. Se le reconocía su contribución y sus esfuerzos históricos de lucha contra la dictadura somocista y por el apoyo brindado, pero también por lo que él significaba como figura histórica internacional, sus ideas y valores democráticos. Era también el reconocimiento al Figueres Revolucionario, a una vida dedicada a la lucha por la democracia, la justicia y el progreso social.

El 25 de setiembre rodeado del cariño de sus compatriotas celebra 80 años de vida fecunda, en un onomástico que ocupa la atención nacional.

En 1985 asumen en la Unión Soviética la Dirección del Partido Comunista de la URSS y de la sociedad Mijael Gorbachov, donde se da paso a una serie de transformaciones internas, de carácter democrático y de transparencia administrativa, que provoca críticas de las propias fuerzas comunistas locales e internacionales.

Las reformas en la URSS sobrepasan las posibilidades de su manejo e impulso y en 1989-1990 se provocan una serie de cambios en el campo socialista, desde la caída del muro de Berlín hasta la propia desintegración de la URSS y el desarrollo de una sociedad de mercado y pluripartidista. La lucha interna llega al extremo de ilegalizar políticamente a los comunistas desplazados del poder. Si de alguna manera Figueres luchó contra el comunismo como sistema le tocó ser testigo del derrumbe del sistema que por años enfrentó, pero no pudo apreciar el surgimiento del mundo unipolar, militarista y guerrerista que también había rechazado.

Aunque Figueres valora con cierto excepticismo las reformas que se dan en la URSS, considera que también son el resultado de revoluciones inconclusas y de revoluciones también inevitables.

El 8 junio de 1990 muere en Curridabat, San José. Frente a su muerte había solicitado que lo enterraran en su finca La Lucha sin fin, que su ataúd fuera de árboles por él sembrados, en una forma sencilla, en la tierra, a la par de sus trabajadores, que también lucharon con él.

Así como le correspondió, en su gobierno, enterrar al Dr. Calderón Guardia y honrar su memoria, en el gobierno del Lic. Rafael Angel Calderón Fournier (1990-1994), hijo del Dr. Calderón Guardia, le correspondió ser honrado, reconocido y sepultado. El Presidente Calderón Fournier gestionó inmediatamente que la Asamblea Legislativa lo declarara Benemérito de la Patria.

Al finalizar el siglo XX en una consulta organizada con especialistas del país, para valorar los personajes más importantes en las distintas actividades del quehacer costarricense, José Figueres fue escogido como el más importante y trascendentes de todo el siglo XX costarricense, por la huella que había marcado en el desenvolvimiento nacional.

Comentarios Facebook

Etiquetado en:

Comentar en elespiritudel48.org

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
Este sitio usa cookies. Conozca más acerca de las cookies de este sitio.