La gestación del revolucionario

El 8 de mayo de 1944 inicia el gobierno de Teodoro Picado Michalski, apoyado por el Dr. Calderón Guardia y los comunistas. Las elecciones por la cuales resultó electo Teodoro acusadas de fraudulentas, motivó que Figueres señalara que dicho gobierno, hijo del fraude electoral, debía ser sustituido por uno constitucional y legítimo, abogando constantemente por su derrocamiento incluso por vía militar.

Teodoro Picado desde el gobierno del Dr. Calderón Guardia era partidario del pronto regreso de Figueres, de modo que al iniciar su gestión, crea las condiciones para su retorno y el 23 de mayo regresa al país.

Lo recibe a su llegada a la ciudad de San José, León Cortés Castro, quien lo había propuesto de diputado de su partido.

En el aeropuerto de La Sabana fue recibido por una multitud emocionada de personas, en un acto organizado por Francisco Orlich y Alberto Martén. Desde allí se realiza una marcha hacia a los balcones del Diario de Costa Rica, propiedad de Otilio Ulate, donde pronuncia un discurso en el que anuncia la necesidad del establecimiento de la Segunda República. Fue recibido con gritos de ¡Viva Pepe!, como se le seguirá llamando cariñosa y amigablemente en el país.

Luego se establece en su finca dedicado a las labores agrícolas, a la producción de café, cabuya, fabricación de cuerda o mecate, a sus beneficios y a modernizar sus sistemas productivos pero, especialmente dedicado, a la acción política y preparatoria de la revolución.

En el periódico Acción Demócrata, dirigido por Alberto Martén, órgano de los jóvenes del Partido de León Cortés, publica artículos sobre problemas nacionales. De hecho representaba la izquierda de este partido. Participa a finales de 1944 en las conversaciones para unir al Partido Acción Demócrata y el grupo Centro de Estudios para los Problemas Nacionales.

El 4 de enero de 1945 el tres veces Presidente de la República, Ricardo Jiménez Oreamuno, fallece. Además de su méritos políticos institucionales y liberales, fue la figura clave para las grandes reformas electorales que iniciaron la modernización del sufragio costarricense, puesto que en sus gobiernos se aprobaron el voto directo, el voto secreto y la que facilitó el acceso electoral al establecer el 40% de votos válidamente emitidos como resultado para ganar elecciones.

El 11 de marzo participa en el acto de fundación del Partido Social Demócrata, cuyo lema es “Libertad y Justicia Social”, en la redacción de sus Estatutos, y fue electo en el Comité Ejecutivo Nacional. Poco tiempo después se separa de este partido para volver a las filas del cortesismo.

El Partido Social Demócrata se proponía resistir los imperialismos económicos y financieros, lograr un mejor entendimiento regional centroamericana y con Panamá y, proponía fortalecer la solidaridad y la idiosincracia de estos pueblos para defender la explotación de los recursos naturales del imperialismo, e impulsar una democracia efectiva y activa.

Un año después, el 3 de marzo muere el expresidente León Cortés Castro. En la Convención del Partido Demócrata del 10 de marzo, en la clausura el 17 habla de la muerte de la República y de la necesidad de la instauración de una Segunda República.

El año 1944 es esperanzador para Figueres. Las dictaduras de El Salvador y Guatemala, de Martínez y Ubico, son derrocadas. Se inicia en Guatemala un proceso revolucionario que a partir de octubre se le denominará La Revolución Democrática o la Revolución de Octubre, por los siguientes diez años, al frente de los cuales estuvieron Juan José Arévalo y Jacobo Arbenz.

Aún quedaban tiranos y Figueres consideraba que Teodoro Picado militarmente era el más débil de ellos en Centroamérica. Pensaba, además, que si se liberaba Costa Rica, desde aquí se podía desarrollar la liberación del resto de las dictaduras.

La revolución guatemalteca Figueres la valora en su nacionalismo, el socialismo espiritual que le veía, su actitud hacia las compañías extranjeras, su lucha contra el latifundismo y por el bienestar social.
También se desarrollaron las bases militares norteamericanas en el Canal de Panamá, como consecuencia de la guerra mundial y de la nueva estrategia militar de los Estados Unidos hacia la región.

El 8 de mayo de 1945 las tropas Soviéticas liberan Berlin. La caída del nacional socialismo alemán fue festejada. El mundo empezaba de nuevo a redefinir fronteras y áreas de influencia política.

El surgimiento de un conjunto de Estados que iniciaban el camino del socialismo produjo inmediatamente la ruptura de la alianza internacional de esos años. Churchill levantaba las banderas de la guerra fría y de la cortina de hierro en Europa. Después, con el avance anticolonial del Asia y los procesos revolucionarios de China, Indochina y Corea, fue la cortina de bambú.

Otilio Ulate se encontraba al final de la guerra cubriendo estos acontecimientos. A su regreso trae también las ideas y políticas de la guerra fría que impulsa, desde 1946, a grandes titulares desde su periódico El Diario de Costa Rica. Iniciábase una nueva etapa más tensa de la vida nacional.

El 31 de agosto Figueres advierte en una intervención por radio que por las vías tradicionales no podrá preservarse en Costa Rica la libertad del sufragio. De hecho impulsa acciones desestabilizadoras contra el gobierno preparando la revolución.

La crisis provocada por la muerte de León Cortés en el Partido Demócrata se agudiza y el partido se divide. José Figueres y uno de los hijos de León Cortés fundan, el 5 de octubre de 1946, el Partido Cortesista Auténtico. Un día después llega, una vez más, a Costa Rica el líder del APRA, Víctor Raúl Haya de la Torre, que da tres conferencias en el Teatro Nacional.

El año de 1946 el gobierno había impulsado, con apoyo de los comunistas, una Reforma Tributaria que en la práctica no pudo ejecutarse, y la redacción de un Código Electoral, para asegurar procesos electorales limpios y no fraudulentas.

La jefatura de la oposición a la muerte de León Cortés la disputan, en febrero de 1947, Fernando Castro Cervantes, Otilio Ulate y José Figueres. Ulate sosteniendo que había que avanzar hacia las elecciones de 1948 y que si en ellas volvía a haber fraude pasar, entonces, a la insurrección militar. Figueres creía que desde el fraude electoral del 44 se debió haber pasado a la lucha militar para el derrocamiento del gobierno. La jefatura la ganó Ulate y Figueres se plegó a él. Figueres es nombrado Jefe de Acción de la oposición política cargo que desempeña poco tiempo, pues renuncia al mismo, para iniciar las luchas desestabilizadoras del gobierno y preparatorias del ánimo nacional para la Revolución.

El 19 de mayo de 1947 muere Roberto Brenes Mesén, quien se reconocía como el mentor intelectual de la nueva generación que actúa bajo los idearios socialdemócratas.

Víctor Raúl Haya de la Torre y Rómulo Betancourt proponían este año la suscripción de una Carta de Derechos Civiles con Estados Unidos. Betancourt, además, proponía una organización internacional democrática contra los comunistas y facistas. Figueres se suma indicando la necesidad de luchar por el establecimiento de regímenes democráticos.

En julio, el 20, se da la prueba de fuego. La oposición al gobierno de Picado inicia una huelga general, llamada de Brazos Caídos, que los comunistas denominaron, de Bolsas Cerradas y la consideraba como una reacción a la reforma tributaria del año anterior por parte de los ricos, con el objetivo de lograr del Gobierno seguridades sobre el próximo proceso electoral. Pedían control del Tribunal Electoral, respeto al resultado de las elecciones y sometimiento de la fuerza pública a éste órgano. El 2 de agosto, día de celebración religiosa en honor a la Virgen de los Angeles, Patrona nacional, que culmina con un gran marcha de mujeres, convocada por Emma Gamboa, que fue reprimida por el gobierno.

Esto debilitó al gobierno y se sometió a las demandas de la oposición. Figueres había participado activamente en San José en favor de la huelga que paralizó la banca privada y una serie de establecimientos comerciales principalmente en el ciudad de Cartago, que estuvo dominada por los huelguistas.

El 3 de agosto el gobierno pacto las demandas de los huelguistas.

Siguió un ambiente tenso, marcado por actos terroristas de poner bombas contra establecimientos de los comunistas y del gobierno y el periódico oficial La Tribuna.

Los comunistas con sus Brigadas de Choque, que para Figueres eran puro bandolerismo político, y para ellos eran de audefensa, tensaban el ambiente callejero y los enfrentamientos entre los diversos grupos eran cada vez más cotidianos. El ambiente de la guerra marchaba. A finales de 1947 el gobierno capturó un joven opositor, Federico Apéstegui como presunto terrorista, que lo hizo víctima y mártir de la oposición, que decía que era solo un pretexto político para la represión.

El 16 de diciembre Figueres firma en Guatemala el Pacto del Caribe por el cual se compromete a recibir apoyo del Presidente de Guatemala Juan José Arévalo para la revolución que prepara. Lo firman el dominicano Juan Rodríguez García, los nicaragüenses Zepeda, Rosendo Argüello, Emiliano Chamorro y Gustavo Manzanares. El Presidente Arévalo haría de árbitro de este grupo. Los objetivos eran unir los esfuerzos para derrocar a Somoza en Nicaragua y a Rafael Leonidas Trujillo en Dominicana, reconstruir la República Centroamericana. Establecerían Juntas de Gobierno en cada país liberado para garantizar el establecimiento de gobiernos democráticos.

El diciembre de 1947 el panorama electoral está definido. El gobierno impulsa al expresidente Calderón Guardia, los comunistas van con propio candidato, sin pacto con el gobierno y la oposición con Otilio Ulate. Tal la situación de tensión social que los comunistas desisten de su candidatura presidencial, acuerdan dar el apoyo al Dr. Calderón sin acuerdos ni pactos firmados, únicamente preocupados por las reformas sociales de 1943.

La lucha de estos años para los comunistas significaban la reacción de grupos oligárquicos, conservadores y de derecha interesados en derrumbar las reformas sociales y laborales. La acción de Figueres y la oposición así la veían. Para Figueres y la oposición el motivo de su acción era asegurar la pureza electoral, la democracia política y el espíritu republicano.

Figueres desde hacia tiempo preparaba en su finca La Lucha su contingente de hombres, de manera clandestine y silenciosa les preparaba física, moral y mentalmente para la guerra pero también en el entrenamiento básico militar. En febrero de 1948 Figueres concentra en su finca los hombres que combatirán a su lado en la Revolución que está preparando.

Comentarios Facebook

Etiquetado en:

Comentar en elespiritudel48.org

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
Este sitio usa cookies. Conozca más acerca de las cookies de este sitio.