Luis Alberto Monge: Un campesino cultivado

El Cardonazo

“Para cuando el Cardonazo, me tocó ayudar de nuevo. El Padre Núñez me llevó a una reunión. Don Pepe me dijo ‘vaya y cierre el Correo. Controle las conversaciones entre los cuarteles y el Club Unión’.

“Entonces, me fui a cerrar el correo, y a ordenar que se controlaran las llamadas. Don Pepe me dio una pistola y me dijo, ´si llegan ellos primero, mejor entréguese´. Me voy, y la verdad es que era poco conocido para los ex combatientes. Me avisaron que me mandaban a llamar a la oficina de un comandante que había llegado, de parte de Figueres, pero jamás se imaginaron que yo había ido a tomar el correo con una escuadra.

“Carlos Gamboa llegó y le dijeron que lo que había era un tipo raro, un flaco, que no lo habían reconocido. Entonces fueron a buscarme, y ahí estaba yo. El flaco era este mismo Luis Alberto Monge. Don Pepe quedó muy agradecido de aquello.

“Poco después, nos dimos cuenta que se habían atrincherado en el anexo al Hotel Costa Rica. Llegó Frank Marshall, que era suicida y empezó a balearlos por todas las ventanas. Rapidito se terminó todo…”.

Comentarios Facebook

Etiquetado en:

Comentar en elespiritudel48.org

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!
Este sitio usa cookies. Conozca más acerca de las cookies de este sitio.