Luis Alberto Monge: Un campesino cultivado

Recuerdos en la Cruz Roja

“Estuve en la Cruz Roja durante tres años. Era una Cruz Roja chiquitita, que estaba por donde ahora está el edificio del Seguro Social. Teníamos una pequeña enfermería a cargo de una ex hermana de la Caridad, María Arango Arreola.

“Teníamos grupos de voluntarios. Era una época de mucha mística. La Cruz Roja era pobrecita. Buscábamos plata por todos los pueblos. Era yo el que daba las conferencias en comités juveniles y en grupos locales, y en el Liceo de Costa Rica y en el Colegio de Señoritas.

“En la Cruz Roja éramos apenas como cinco, María Arango, tres choferes con tres ambulancias y yo, que barría y de todo. Teníamos comités auxiliares, muy activos algunos de ellos, por ejemplo, uno de mi paisano, Pedro Súcar, que tenía un magnífico comité.

“Algunos tenían ambulancia. Eso iba descargando un poquito la carga de la oficina central. Había ambulancia en Alajuela y en Heredia. Se fue distribuyendo un poco el trabajo. Una vez la Cruz Roja Americana mandó a un ex oficial del ejército para ver cómo estaba nuestra Cruz Roja y nos regalaron una ambulancia.

“De ahí me consiguieron un puesto de pagador en el Seguro Social. El trabajo me lo consiguió el Padre Núñez, que era de la junta directiva. Fui a hablar a Radio Titania, e hice un ataque muy fuerte contra el comunismo. Entonces, el gerente del Seguro Social recibió instrucciones de que me echaran. Me llamó para contarme lo que ocurría, y yo le dije que si no tenía derecho a hablar de política, mejor me iba.

“Me buscaron un sueldillo de vicepresidente de los sindicatos. En el 48, el Padre Núñez se fue al frente de batalla y yo quedé a cargo de los sindicatos”.

Comentarios Facebook

Etiquetado en:

Comentar en elespiritudel48.org

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!
Este sitio usa cookies. Conozca más acerca de las cookies de este sitio.