Luis Alberto Monge: Un campesino cultivado

Marcial Aguiluz y Enrique Obregón

“En esos años, Marcial Aguiluz y Enrique Obregón eran diputados de mi partido. Después, Marcial se fue con Pueblo Unido, pero nunca fue comunista. Simplemente tenía una gran vocación de defensa de los trabajadores. Y Enrique fundó lo que él llamaba la izquierda democrática.

“Marcial y Enrique estaban muy enojados por lo que yo había aceptado con respecto al aguinaldo, pero les dije que había que salvar la institución del aguinaldo en sí.

“La otra gran ley la negocié con don Mario Echandi, y eso provocó el enojo, la furia de Oduber. Era la ley de los cafetaleros. Quería salvar la producción. Tuve tres reuniones con don Mario Echandi. Me llevó don Hernán Cordero Zúñiga, quien era su diputado, y aunque era abogado, tenía café, y aceptaba que el proyecto de ley era justo y correcto.

“Don Mario se asesoraba con su ministro de Agricultura, don Jorge Borbón Castro, quien era productor, beneficiador y exportador. En el último encuentro, le dije que no se iba a echar encima a los 40 mil productores, pues sólo los grandes cafetaleros estaban en contra.

“Me dijo que quería algunos cambios, sobre todo por algunas observaciones de don Jorge Borbón. Eran detalles que se me habían ido porque no tengo ni una bandola de café. En la revisión, me asesoró Jorge Luis Villanueva.

“Me dijeron que la ley estaba bien para el que procesaba café ajeno, pero no era justa para el que procesaba el propio. De nuevo, les dije que luego podíamos hacer una reforma. Saqué una segunda ley, reformándola, como les prometí en ese momento. Cumplí mi compromiso.

“Cuando los diputados supieron que me había puesto de acuerdo con don Mario, todo fue muy sencillo. La ley salió con 45 votos, es decir, todos los diputados votaron a favor de la ley”.

Comentarios Facebook

Etiquetado en:

Comentar en elespiritudel48.org

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!
Este sitio usa cookies. Conozca más acerca de las cookies de este sitio.