Luis Alberto Monge: Un campesino cultivado

Oduber

“Don Pepe me llamó para decirme que Daniel se había comunicado con Alejo Aguilar, desde París, para afirmar que se había retirado para dejar a Figueres como candidato único, pero que si Carazo se había metido, pues que él también, que no había por qué mantener la palabra y el retiro. ¿Por qué si Carazo se le enfrentaba, él no iba a tener ese derecho?

“Vino Daniel de Europa. Sus amigos le organizaron reuniones en distintos lugares del país. Fabio Araya, el papá de Rolando y Johnny, le hizo una reunión en Palmares. Fabio había sido dirigente de Otilio Ulate hasta el 62, pero a partir de ahí es más oduberista que cualquiera.

“Después de la reunión en Palmares, se vinieron para una reunión en Naranjo. Según decía Don Pepe, un dirigente de Grecia que era amigo de él, Luis Carlos Suárez, Daniel dijo en la reunión que la idea de que se retirara era para que Don Pepe se quedara solo, pero que si Carazo se había metido, él también. Don Pepe lo interpretó como que Daniel le estaba dando la vuelta. Eso lo tenía enfurecido. Él me lo contó. Siempre estaba de mediador yo entre ellos.

“Cuando él me dijo que estaba de los diablos, le pregunté cómo sabía todo eso, me contó que la reunión de Naranjo había sido el día anterior.

“Entonces, Don Pepe dijo que se iba a postular por el Partido Social Demócrata, y se armó la de sanquintín. Eso fue un bombazo. Yo era el sándwich, llevaba y traía, andaba con recados de Don Pepe para Daniel y de Daniel para Don Pepe. Me tocó esa ingrata tarea. El partido se estaba desgajando. Don Pepe se iba a otro partido. Me gasté quién sabe cuántos años de mi vida tratando de conciliar entre ellos dos, tal vez unos treinta años.

“Al final, Daniel confirmó que no se enfrentaba contra don Pepe, y que, más bien, lo apoyaba.

“Rodrigo Carazo sí se mantuvo, y puso como condición para ir a la convención que me tenía que ir de la Secretaría General. De nuevo, Daniel volvió a meter la mano y puso de interino a Rodrigo Gutiérrez. Carazo sacó como el 30 por ciento.

“Sé que debió haber sido doloroso para Don Pepe, porque él creía en Rodrigo Carazo. En cambio, don Pepe nunca creyó en Daniel, y Karen, su esposa, lo odiaba. La verdad es que Don Pepe había preparado a Carazo para enfrentarlo a Daniel, pero la impaciencia venció a Rodrigo.

“Recuerdo que tuvimos un acto en el Parque Morazán. Después del acto, me fui de dejar a Don Pepe a Curridabat. Ya llegando, se le vinieron las lágrimas y me dijo que no entendía qué había pasado con Rodrigo, porque tenían una relación muy estrecha, incluso de los dos matrimonios, y que le habían dicho que en Coto Brus se dejó decir que él era una llanta que ya no merecía ni reencauche. Sin embargo, como digo una cosa, debo decir la otra, y lo cierto es que cuando Carazo fue presidente, a juicio del mismo Don Pepe, lo ayudó más a salir adelante con sus empresas que Daniel”.

Comentarios Facebook

Etiquetado en:

Comentar en elespiritudel48.org

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!
Este sitio usa cookies. Conozca más acerca de las cookies de este sitio.